Bilbao Basket – Herbalife Gran Canaria. Otro tercer cuarto decisivo.

Los hombres de negro, como si todo fuera un plan perfectamente orquestado, volvió a jugar una primera parte igualada para romper el partido en el tercer cuarto.

Superada la resaca de la desagradable pelea contra el Baskonia y tras una abultada derrota en Murcia, tocaba el turno de recibir a un Herbalife Gran Canaria más irregular que en campañas anteriores, capaz de los mejor y de lo peor, y fuera de puestos de play-off empatados a victorias con el Baskonia.

Los hombres de negro por su parte, siguen manteniendo el pulso con los grandes, empatados en la tercera plaza con el Barcelona y teniendo en su pista un autentico fortín pese a su cada vez más evidente dependencia de su quinteto titular. (Del banquillo solo Williams y Lopéz superan los 4 de valoración medía)

El primer cuarto empezó en forma de tanteo, con muchas imprecisiones, especialmente desde más allá de la línea de triples, y sin un dominador claro.
Mucho respeto por ambas partes para un marcador de 15-16 y la sensación de que los locales, un partido más, esperaban al momento adecuado para forzar la máquina.

Fue sin embargo el Herbalife el que salio cogiendo la delantera al inicio del tercer cuarto merced a unos rápidos contraataques tras robo de balón. No duro mucho la alegría visitante pues un par de espectaculares acciones de Williams (Un show este chico) devolvieron la igualdad al marcador.

Quino Colom dominaba el partido, Mumbru se colgaba los galones y Williams le ganaba claramente la partida a un tímido Tavares. (De Dajuan Summers casi mejor ni hablamos).

Solo las pérdidas de balón locales les impedía irse con más ventaja al descanso. 37-33.

Reflexión de la semana. ¿Cuánto tiempo tardará Alberto Oliver en coger el puesto de entrenador jefe en Manresa, Joventud o Canarias? Un crack en el banquillo y en la pista dando instrucciones y consejos a cuantos compañeros pasan por su lado.

La reanudación fue la una y mil veces vista en Miribilla. El Bilbao Basket sube el nivel defensivo un par de puntos y los tiros que hasta entonces no entraban, encuentran de pronto su objetivo con pasmosa facilidad.

Un Bertans revolucionado al más puro estilo Sergio Llull y sus bebidas energéticas amenazó con romper el partido a base de triples. (13 puntos en el tercer cuarto)
No por esperado sigue siendo imposible para los equipos visitantes frenar el ya clásico parcial de los hombres de negro en el tercer cuarto.

Solo la presencia en el rebote ofensivo de Tavares y los triples de Oliver salvaban los visitantes del desastre (Llegaron a estar 16 abajo) mientras los hombres de negro prolongaban la racha hasta el 69-60 al final del tercer cuarto.

El último acto empezaba plagado de errores y con la importantísima quinta falta de Quino Colom. También quinta falta para Levon Kendall aunque el suyo no estaba siendo precisamente su mejor partido (0 puntos y errores varios para un -7 de valoración)

El tiempo corría a favor de los hombres de negro, que pese a los problemas de Borg para organizar jugada, veían como una y otra vez los Canarios no aprovechaban las oportunidades que se les brindaban.

Aito no conseguía dar con un quinteto estable, los aleros no sumaban (Horrible partido de Kuric, Newley se limito a echarle ganas sin acierto) y tan solo Tomas Bellas resultaba peligroso.

Con Raül Lopez tomando el mando de las operaciones locales y ayudando a Bertans con la anotación, el Herbalife vio como la diferencia no bajaba nunca de los 10 puntos y el partido se les escapaba al igual que se les complican los play-off.

MVP del partido para Bertans, que rompió el partido en el tercer cuarto y se fue hasta los 22 puntos para un tanteador final de 90-74.

90 – Bilbao Basket (15+22+32+21): Colom (10), Bertans (24), Mumbrú (10), Hervelle (4) y Marko Todorovic (7) -cinco inicial-; Raúl López (18), Borg (8), Andjusic, Wragge y Williams (9).

74 – Herbalife Gran Canaria (16+17+27+14): Bellas (13), Kuric (9), Newley (6), Summers (2) y Tavares (8) -cinco inicial-, Oliver (10), Salin (8), Txemi Urtasun, Paulí, OLeary (9), Báez (9) y Kendall

Bilbao Basket – La Bruixa Dór Manresa. Con menos recursos se vive mejor.

Mermado por las bajas y con una rotación cada vez más corta, los hombres de negro se bastaron de 6 jugadores para solventar un partido sin brillo que por momentos estuvo cuesta arriba.

Con el paso de las jornadas, Sito Alonso parece estar perdiendo la fe en algunos de sus jugadores y pese a la baja de Hervelle y las molestias de Todorovic, se bastó de una rotación de 6-7 jugadores para llevarse la victoria ante un Manresa peleón y con oficio.

La llegada del exótico Fotu junto con unos buenos minutos del joven Alex Hernández y del pívot Sakic bastaron para plantar cara a un equipo local a priori muy superior pero con demasiadas bajas en la zona hasta ponerse con ventaja 18 – 26 al final del primer cuarto.

No fue hasta que los hombres de negro juntaron a Todorovic y Williams en la pintura que consiguieron para la sangría interior y apretar el marcador.

Con Wragge, Andjusic, Borg, Mendía y Bojan Todorovic (-6 de valoración conjunta) participando solo minutos esporádicos, la mayor rotación de los Manresanos le servía para mantenerse en el partido al descanso. 39 – 38.

No fue hasta el tercer cuarto (Empieza a ser habitual en los locales apretar en este cuarto) cuando a base de triples de Mumbru, Bertans y Colom, que el Bilbao Basket cogió ventaja en el marcador. Los puntos de Alex Hernández no bastaban para mantener a flote a los visitantes donde disputaba sus primeros minutos tras la lesión el base Giuseppe Poeta.

Reflexión de la semana. Esta jornada están de enhorabuena los aleros nacionales. Mumbru tiene buen recambio en Dani Diez (MVP de la jornada), Rabaxeda o Joan Sastre para un puesto en la selección. Igual hasta dejamos de echar de menos al inigualable Carlos Jiménez.

A pesar de no ser un buen partido, los hombres de negro se mostraron inexpugnables una vez más, demostrando que cuando aprietan en defensa son imparables en su feudo, eso sí, con cada vez menos recursos desde el banquillo y un quinteto que empieza a ser un clásico de la liga.

86 – 77 al final de un discreto partido que se rompió en el tercer cuarto a golpe de triple y que demostró que el Bilbao Basket sufre mucho en la pintura con la lesión de Hervelle.

MVP del partido para Marko Todorovic, que se vio forzado a jugar con molestias en una rodilla y acabo siendo clave con 26 de valoración en tan solo 22 minutos. Sin el otro gallo le hubiera cantado al Bilbao Basket.

86 – Bilbao Basket (18+21+19+28): Colom (14), Bertans (11), Mumbrú (24), Wragge (3) y Williams (17) -cinco inicial-; Raül López, Borg, Andjusic (2), Dejan Todorovic (4), Mendia y Marko Todorovic (11).

77 – La Bruixa d’Or Manresa (26+12+16+23): White (6), Grigonis (3), Dewar (8), Rizvic (9) y Fotu (12) -cinco inicial-; Alex Hernández (13), Grimau (6), Marc García, Sakic (14), Ogilvy (2) y Poeta (4).

Bilbao Basket – Morabanc Andorra. Los hombres de negro sobreviven al frio Andorrano.

El equipo visitante consiguió por momentos congelar el ambiente en Miribilla pero le faltaron diez minutos para completar la gesta.

Comienzo de la segunda vuelta para el Bilbao Basket ante un Morabanc Andorra que va de más a menos, pasando de sorprender en las primeras jornadas a verse inmerso en los puestos de la zona baja de la clasificación.

Con su sorprendente David Navarro y los más que solventes Betinho, Trias y Sada pero tras perder a su mejor jugador Kaloyan Ivanov, los Andorranos llegaron con ganas de vengarse por el partido de ida en el que perdieron por un solo punto tras canaston de Axel Hervelle, también baja para este encuentro.

El partido sin embargo se contagio de las frías temperaturas del exterior del pabellón y solo el improvisado duelo anotador entre Alex Mumbru y David Navarro conseguía ponerle algo de salsa a un gris partido que llegaba al final del primer cuarto con 24 – 22 para los locales.

No acababan de arrancar los hombres de negro, por momentos demasiado dependientes de Mumbru y Todorovic, mientras que los Andorranos encontraban soluciones de equipo durante unos minutos de descanso de David Navarro. Buen fichaje el del incombustible Bogdanovic, no tanto el del decepcionante Jawai.

Solo un último buen minuto de juego le permitió al Bilbao Basket no irse con una desventaja importante al descanso. 43 – 48.

Reflexión de la semana. Puesto que estamos de enhorabuena, con entrenadores nacionales ocupando todos los banquillos ACB por primera vez en muchísimos años, ¿Qué sorpresa nos tendrán preparada para el puesto de seleccionador nacional? Miedo, tengo miedo.

La segunda parte supuso un cambio de ritmo en cuanto a intensidad por ambos equipos, intensidad que no se vio reflejado en la estadística más que en fallos y robos de balón. Los locales se la seguían jugando todo a Mumbru, Todorovic y aportaciones puntuales de Bertans, mientras que por los Andorranos la anotación estaba más repartida con Navarro, Bogdanovic y Betinho como principales amenazas.

56 – 61 y todo por decidir tras un mal tercer cuarto para ambos equipos. El frío reinante parecía haberse apoderado también del partido pero en el último cuarto como era de esperar, el público local iba a reaccionar y a subir la temperatura.

Tras 3 minutos sin anotar los Andorranos, los hombres de negro empataron el partido a 61 a pesar de la pelea que Marko Todorovic tenía con los árbitros y con los pasos. Una no falta pitada a Bogdanovic y sus posteriores antideportiva y técnica rompieron el partido a favor de los locales hasta el 68 – 61.

Los nervios visitantes acabaron por romper el partido a falta de 4 minutos y la experiencia de jugadores locales impidieron cualquier tímido intento de remontada. Quino Colom dirigió a su equipo con toda la mano firme que le falto a todo un veterano como Víctor Sada y se fue hasta los 24 de valoración.

84 – 72 al final de un discreto partido que tuvo en la igualdad su mayor atractivo hasta un último cuarto en el que con 28 puntos, los locales pusieron tierra de por medio.

MVP del partido para Quino Colom, que tras una primera parte discreta, apareció en la segunda para tomar las riendas del partido y cerrar la victoria. Buen partido también para Marko Todorovic, Bertans y el capitán Mumbru por los locales, Bogdanovic y Navarro por los visitantes.

84 – Bilbao Basket (24+19+13+28): Colom (11), Bertans (16), Mumbrú (20), Mendia y Marko Todorovic (12) -cinco inicial-; Raül López (3), Borg (2), Dejan Todorovic (2), Andjusic, Wragge (6) y Williams (12).
72 – MoraBanc Andorra (22+26+13+11): Sada (4), Navarro (13), Betinho Gómes (9), Luka Bogdanovic (20) y Bogris (7) -cinco inicial-; Schreiner (3), Blanch, Green (11) y Jawai (5).

Bilbao Basket – Valencia Basket. El método Miribilla para cerrar victorias.

Los hombres de negro, intratables en casa, presentaron su candidatura para la copa del Rey en la casi seguro, serán cabeza de serie. El Valencia tendrá que esperar.

En una jornada histórica en la que se enfrentaban entre si los diez primeros clasificados, la igualdad debía ser por lógica, el principal protagonista en todos los duelos, algunos de los cuales podrían repetirse en breves en la copa del Rey.

A Miribilla, fortaleza inexpugnable donde los hombres de negro habían derrotado a los principales “cocos” de la liga, Madrid y Barca, llegaba un Valencia Basket que no acaba de encontrar su sitio en la tabla a pesar de tener una de las plantillas más largas y competitiva de la liga.

Con Nedovic, Van Rossom y Vives, los toronjas dominaban por fuera y le imprimían más velocidad al juego pero por dentro nadie conseguía parar a un cada vez más dominante Marko Todorovic. 29 – 27 al final de un primer cuarto espectacular y vibrante.

En la reanudación apareció un día más el capitán Mumbru mientras que los visitantes se aprovechaban de la superioridad física de Pau Ribas sobre Borg para mantenerse en el partido, con ventajas máximas de 3-4 puntos a favor de los locales.

46 – 44 para el Bilbao Basket al descanso tras una primera parte de gran juego por ambos equipos. A destacar la distribución en la anotación por parte del Valencia Basket (38 puntos anotados por jugadores exteriores) algo que al final del partido le paso factura.

En la reanudación, un sorprendente Tobias Borg al que Sito Alonso está dando muchos minutos en ausencia de Bertans, provoco las primeras ventajas locales 57 – 46, fruto de una mayor intensidad defensiva de los hombres de negro y el incondicional apoyo del público local.

Reflexión de la semana. ¿Se va a mantener esa inexplicable norma de no permitir un selecionador nacional que este entrenando en ACB y poner a otro Orenga de la vida o le vamos a dar la alternativa a un Sito Alonso o a un Joan Plaza perfectamente preparados para el puesto?

Un par de buenas defensas y la aparición de Sato y Lucic le sirvieron al Valencia Basket para volver al partido. 59 – 54. Las defensas empezaban a aparecer a ambos lados de la pista y la anotación se resentía aunque la igualdad seguía siendo la principal tónica del partido.

Las zonas de Perasovic, el rebote en ataque local, Mumbru y Sato jugando por momentos de falsos cuatro… Muchos detalles tácticos en una partida de ajedrez donde cada detalle contaba.

Con Lucic expulsado por faltas a falta de 4 minutos, el Valencia Basket coqueteaba con la derrota y desventajas de 4-5 puntos mientras que los hombres de negro parecían más cómodos ante otro final apretado. Este equipo sabe perfectamente a que juega y sabe sacar partido en río revuelto.

Los taronja se desangraban en el rebote y no encontraba el aro y aunque los locales no acaban de cerrar el partido, la diferencia crecía hasta los 7 puntos a falta de minuto y medio.

El Bilbao Basket pudo sentenciar pero Williams se dejaba en la linea de tiros libres lo que ganaba en el rebote en ataque y el Valencia remonto hasta ponerse uno abajo a falta de 19 segundos.

Una personal en ataque de Pablo Aguilar definió un choque ganado con justicia por los locales que a punto estuvieron de llevarse un susto de última hora.

82-80 al final de un partido jugado por fuera pero ganado en la zona y MVP una vez más para Alex Mumbru con 21 puntos y 20 de valoración. Un faro por el que orientarse para todos sus compañeros. Buen partido también de Quino Colom y Williams en el rebote ofensivo. El Valencia deberá esperar para cerrar su clasificación para la copa del Rey.

82 – Bilbao Basket (29+17+19+17): Colom (12), Dejan Todorovic (2), Mumbrú (21), Wragge y Marko Todorovic (7) -cinco inicial-; Raúl López (10), Borg (14), Andjusic (4), Hervelle (6) y Williams (6).

Entrenador: Sito Alonso.

80 – Valencia Basket (27+17+20+16): Van Rossom (19), Nedovic (7), Lucic (13), Harangody (4) y Lishchuk -cinco titular-; Vives (6), Ribas (9), Sato (12), Aguilar (2), Dubljevic (4) y Loncar (4).

Entrenador: Velimir Perasovic.

Bilbao Basket – Real Madrid. Este Madrid lo pasa mal en las trincheras.

En ningún momento supieron encontrar soluciones al bombardeo local desde más allá de la línea de triples. Los hombres de negro en un gran momento de forma, no tanto los hombres de blanco.

Duelo de la jornada en el Bilbao Arena ante la visita del líder, equipo contra el que históricamente los locales tienden a venirse arriba empujados por su público y una tensión competitiva a veces desmedida fruto de pasiones más futboleras que propias del baloncesto. El lleno absoluto hacía presagiar que los blancos no lo tendrían fácil.

Llegaba el Madrid líder y favorito, pero sin Sergio Rodríguez ni no con la misma sensación de superioridad de la temporada anterior, sufriendo en no pocos partidos, y con alguna derrota de más.

Ya desde el primer minuto los locales demostraron que salían a por el partido, con una tensión defensiva propia de un partido de play-off y Mumbru y Bertans en estado de gracia tras un par de partidos de baja. Sin duda el descanso les había sentado muy bien.

Los madridistas, con Rudy aun en baja forma tras su lesión y sin Sergio para romper el ritmo del partido, no encontraban la manera de superar la defensa local pese a buenas acciones puntuales de Llull y el siempre cumplidor Nocioni.

Cada fallo de los visitantes era duramente castigado con una contra mortal o con un letal acierto desde la línea de tres. Tampoco el rebote le servía a los blancos para tratar de frenar el aluvión de puntos que se le venia encima y es que si bien este Madrid encaja de medía más puntos que el de el año pasado, los 32 puntos anotados al descanso resultaban del todo inusuales. 53 – 32 al final de los primeros 20 minutos (18 y 16 de valoración para Bertans y Mumbru) y Pablo Laso enfilando el camino a los vestuarios con mala cara y no pocos frentes abiertos entre los suyos. Especialmente notable la bronca que se llevó Mejri tras un par de despistes clamorosos.

Salio tras el descanso el Madrid con otro espíritu defensivo y con Felipe Reyes como abanderado en ataque con su incansable lucha en la pintura pese a la desventaja en el marcador. El Madrid tiraba de sus mejores defensores, Ayon, Campazzo, Reyes o Llull para intentar darle la vuelta a un partido que se le había puesto muy cuesta arriba.

La más que palpable tensión en el campo y en la grada acabo por llegar al trío colegial con sendas técnicas a Llull y Mumbru, lo que para el alero supuso su expulsión por cinco personales. Sin duda un factor que pudo ser clave con aun 15 minutos por jugar.

Reflexión de la semana. Viendo el rendimiento de Felipe en lo que va de temporada… ¿Se le aparecerá a Orenga por las noches entre pesadillas?

Sin embargo, cualquier intento de los locales por bajar de los 10 de diferencia era rápidamente cercenado a base de triples por los hombres de negro con un Axel Hervelle jugando uno de sus mejores partidos del año. 75 a 55 al final del tercer cuarto y toda la pinta de que el partido estaba herido de muerte.

Lo intento nuevamente el Madrid con Llull, Felipe y unos buenos minutos de Rudy pero solo consiguió darle emoción al último cuarto aprovechando unos minutos en que los locales pecaron de querer cerrar el partido y se olvidaron de mirar al aro. Fue solo un espejismo porque en ningún momento consiguió el líder bajar de los 10 de diferencia.

89 a 79 final en el marcador aunque pudo ser mucho más. Esta semana volveremos a leer dudas sobre la continuidad de Pablo Laso.

MVP para Axel Hervelle que jugo uno de sus mejores partidos de la temporada tanto en ataque como en defensa.

BILBAO BASKET 89: Dairis Bertans (16), Mumbrú (11), Colom (4), Marko Todorovic (10) y Hervelle (18) –cinco inicial–; Dejan Todorovic (-), Andjusic (10), Williams (8), Borg (10) y Wragge (3).

REAL MADRID 79: Llull (16), Nocioni (18), Rudy Fernández (11), Maciulis (-) y Ayón (6) –cinco inicial–; Rivers (2), Campazzo (2), Reyes (14), Carroll (7), Mejri (-) y Bourousis (4).

Bilbao Basket – Estudiantes. A ganar también se aprende.

El Bilbao Basket siempre tuvo más fe en el partido pese a ir casi todo el por detrás en el marcador.

Dios equipos en muy distinta situación y con trayectorias también muy diferentes, mientras que los locales están en un momento dulce tras un año agónico y disfrutan de un buen juego acompañado de resultados, los colegiales siguen, un año más anclado en los últimos puestos y no hay fichajes, por contrastado que sea (Nacho Martín, Salgado…) que consiga llevar al equipo al menos a la zona medía de la tabla.

Con esa misma dinámica comenzó el partido, con igualdad en el rebote y en los porcentajes de tiro, pero con los hombres de negro siempre un paso por delante a pesar de la baja del capitán Mumbru y Bertans y la sensación de que los colegiales se tropiezan a veces con su propio pie.

Javi Salgado, como Pedro por su casa en Miribilla, dirige el equipo con mano firme, pero no es hasta que sale Jaime Fernandez que el equipo ataca con peligro mientras que por los locales Raül dirige y anota, todo en uno. Le está sentando bien al de Vic la dosificación de minutos.

Sin un referente claro en ataque por los hombres de negro, el Estudiantes aprovecho una buena racha de Jaime Fernandez y Van Lacke para ponerse por primera vez por delante en el marcador hasta el 35 – 40 al descanso. (Ojo 29 puntos entre Nacho Martín, Fernandez y Van Lacke)

La segunda parte empezó con los locales tratando de jugar por dentro pero encontrándose una y otra vez con la buena defensa de Simpson, y a la contra con los colegiales con una fatal selección de tiro y festival de triples sin sentido. En 5 minutos el parcial era 1- 4. Despropósito.

Reanudado el partido con retraso, el Estudiantes volvió a encomendarse al excelente trabajo de Nacho Martín, que siempre parece encontrar la manera más fácil de anotar mientras que los hombres de negro seguían sin encontrar a un líder claro y tiraba de trabajo en equipo y defensa para acortar distancias hasta el 47 – 50 del final del tercer cuarto.

Reflexión de la semana. ¿No merecía Nacho Martín tener unas cuantas internacionalidades más?

El último cuarto no pudo ser más interesante, el Bilbao Basket atacaba con precisión, buscando principalmente a sus jugadores interiores (Principalmente a Williams), pero cada vez que parecían estar a punto de darle la vuelta al partido, los colegiales respondían con triples de Fernandez y Salgado. 54 – 58 a falta de menos de 5 minutos.

Y si los jugadores se volvían locos por momentos, el trio colegial se perdía en un carrusel interminable de compensaciones de esas que solo contribuyen a que nadie este contento.

Con Nacho Martín en el banquillo y Salgado más preocupado de los árbitros que del partido, los hombres de negro consiguieron finalmente ponerse a un punto pero no aprovecharon su oportunidad cuando solo restaban 2:30 para el final.

Un triple y adicional de (Ahora si) Javi Salgado fue un puñal directo al corazón de su querido Bilbao Basket que sin embargo lejos de rendirse resucitaba con canasta y adicional de Quino Colom en su particular guerra de ex en el puesto de base.

El acierto local con los tiros libres y un par de malas decisiones colegiales (Terrible lo de Simpson con los triples) puso en bandeja el partido al Bilbao Basket, empujado una vez más por uno de los ambientes más calientes de la liga.

64 – 63 a falta de un minuto y Salgado que se queda sin llegar a tirar, claramente superado por las ganas y los nervios.

Lejos de aprovechar el regalo, los hombres de negro tampoco llegaron a tirar tras agotar la posesión, dejando 15 agónicos segundos a los colegiales para intentar llevarse el partido, algo que no conseguirían tras un mal tiro de Jaime Fernandez tras una no menos mala jugada de equipo.

A ganar también hay que aprender y a los colegiales aun les quedan un par de cursos pendientes.

MVP para Raül López que puso los puntos y una cordura que brillo por su ausencia en buena parte del encuentro. Partidazo sin premio para un gran Nacho Martín.

Goulding sentencio con sus triples.

Bilbao Basket – CAI Zaragoza. Decidieron los triples.

La línea de tres, por lo errores locales en la primera parte y los aciertos visitantes en la segunda, marcaron el desenlace del partido a favor de un Cai que sigue demostrando que dará mucha guerra este año.

Tras el emotivo minuto de silencio por la juvenil del Benidorm tristemente fallecida en una pista de basket y con el recuerdo inevitable para todos los rivales del CAI del difunto Jose Luis Abos, se presentaba un igualado duelo para ir cogiendo posiciones de cara a la copa del Rey.

Con muchas bajas locales (Resulto clave la de Hervelle) y varios jugadores tocados ( Bertans, Wragge y Mumbru), el encuentro debía de suponer una buena prueba de fuego para calibrar el verdadero nivel de ambos equipos y en el caso de los locales, la oportunidad de ponerse 6-1 junto a los equipos punteros.

Empezaron los visitantes mucho más metidos en el encuentro, con una dura defensa que los hombres de negro no conseguían atacar, y tirando en ataque de un Pere Tomas en estado de gracia.

Las habituales rotaciones locales no servían esta vez como solución y ninguno de los hombres de Sito era capaz de anotar más de una canasta por cabeza. 11 – 26 al final del primer cuarto con 11 puntos para el hiperactivo Pere Tomas.

Tras un par de minutos más de dominio visitante en el segundo cuarto, fue de la mano del capitán Mumbru y Raül López, en pista junto a Quino Colom, la primera reacción local hasta ponerse 23-28. Reacción que hubiera ido a más de no ser por la aparición estelar de Kevin Linch, que con dos triples estratosféricos consiguió mantener a su equipo por encima en el marcador. 36 – 41 al descanso. (31 de valoración conjunta entre Landry y Tomas, solo 10 para Mumbru por los locales)

Ojo a la diferencia de triples lanzados. 22 a 8 claramente descompensado en los locales que solo habían tirado 16 veces de 2 puntos. Esos triples que no anotaron si los metería después sus rivales y eso marcaría el devenir del partido.

Reflexión de la semana. Con jugadores como Mumbru, Pere Tomas, Corbacho o Rabaseda, ¿Por qué en la selección nunca llevamos un tres alto?

La reacción local llego finalmente mediado el tercer cuarto, como no podía ser de otra manera, cuando el equipo dejo de lado su obsesión por el triple y empezó a buscar, y encontrar a Todorovic en la zona. Fueron los únicos minutos en los que alguno de los pívots de ambos equipos tocaron la bola dos veces seguidas. El resto se podían haber quedado en casa y nadie se hubiera dado cuenta.

Anulados Tomas y Landry y desaparecidos Katic, Norel y Jelovac, solo los triples de Lynch y Goulding mantenían al Cai por delante en el marcador hasta llegar a los últimos cinco minutos de partido con un igualado 64-68, canastón de la semana incluida a cargo de Goulding.

Cundió la locura en los últimos tres minutos. Triplazo de Mumbru para ponerse a uno, e intercambio de canastas hasta el triple de Goulding (Una vez más al rescate) para llegar con 71 – 74 a falta de un minuto.

No consiguieron los hombres de negro darle la vuelta a un partido en el que siempre fue a remolque a pesar del empuje de su público. 71 – 82. Una derrota que duele pero no escuece entre dos grandes equipos.

MVP para la primera parte de Pere Tomas y los segundos veinte minutos del tirador Goulding.

Bilbao Basket – Sevilla. De cómo hacer y no hacer las cosas.

Victoria clara y contundente del Bilbao Básquet que ha superado las dudas sobre su viabilidad para hacer un equipo competitivo e ilusionante frente a un baloncesto Sevilla que ha desmontado el equipo ganador del año pasado para sustituirlo por un apático grupo que aún no sabe lo que es, ni tan siquiera competir.

Si bien es verdad que el Bilbao Arena es un factor muy determinante y que los hombres de negro cuajaron un buen partido, también es verdad que el equipo rival ni apareció ni se le espera en las próximas semanas.

Apenas cinco minutos del primer cuarto y otros cinco en el tercero bastaron para deshacerse de un rival que ahora mismo no da para mucho más que luchar por evitar el descenso y que el público local vio ganado con las primeras palomitas en la boca.

¿Cómo ha sido el proceso de cambiar las tornas en apenas unos meses?

Aunque pueda resultar pronto para hacer este tipo de análisis, hay que reconocer que el proyecto del Bilbao Básquet ha sorprendido a propios y extraños.

Cuando la ciudad y masa social esperaba un proyecto low-cost, el club ha conseguido renovar a la baja al núcleo del equipo (Mumbru, Hervelle, López y Bertans) y clave un año más del buen rendimiento del equipo, y se ha reforzado con buenos jugadores, fichados o cedidos, pero todos con mucho que sumar, desde los estelares Colom o Todorovic (Marko), los pujantes Andjusic y Wragge y los esperados Borg y Todorovic (Dejan) de los que se espera más pero que también suman.

Todo ello liderado por un técnico contrastado como Sito Alonso que ha hecho suyo el proyecto desde el primer día.

Al otro lado del banquillo local,  se ha dejado ir o invitado a irse a uno de los más laureados entrenadores de todos los tiempos para traer a la dupla extranjera Scott-Norris, sin título oficial el primero, sin experiencia el segundo.

Todo ello para contribuir a la formación de un nutrido grupo de jóvenes talentosos, que hasta el verano pasado fueron como esponjas del conocimiento de Aito, que supo sacar lo mejor de cada uno sin frenar un ápice su desarrollo. Jugadores como Porzingis, Hernangomez o Balvin, que el año pasado destacaban y acaparaban portadas y parabienes, ahora parecen jugadores mediocres e incluso desganados en ausencia de su viejo entrenador.

Si a eso le sumamos la baja de sus jugadores franquicia Satoransky y Landry, de un anotador compulsivo como Bamforth y de talento nacional precoz como Sastre o Franch, se puede hablar de desastrosa gestión del mercado de fichajes.

En su lugar,  el cada vez más habitual baile de jugadores desconocidos con pasaporte de países exóticos y pasado NBA, como si eso significase algo.

Thames, Pullen, Byars o Watts tendrán que mejorar mucho su rendimiento individual y como equipo si no quieres sufrir por evitar el descenso.

Por de pronto en Bilbao, su mejor jugador fue Pierre Oriola, fichado de LEB Oro. Curioso ¿no?

Bilbao Basket-Fuenlabrada. El tamaño (del banquillo) si importa.

Sito Alonso ahogo al Fuenlabrada con su interminable rotación de hombres de negro listos para la acción. (Por @ferstmary12)

El Bilbao Basket está de vuelta aunque nunca llegará del todo a irse. Presentación de lujo y emociones a flor de piel en una grada emocionada y agradecida por poder disfrutar un año más del baloncesto de elite.

Un proyecto a priori modesto pero que tiene incluso mejor pinta que la plantilla del año pasado, con una rotación más larga y fichajes de la calidad de Colom, Andusic, Williams o las cesiones de Marko y Dejan Todorovic, que no, no son hermanos ni familia.

Enfrente un Fuenlabrada con ilustres como Panko, Baron y el solvente Miso, con el músculo de Diagne y Akindele pero muy corto de rotaciones y con serios problemas en el puesto de base, donde sin duda le falta un buen veterano que acompañe a los jovenes Pérez y Díaz, a los que el puesto de base titular ACB les puede venir aun algo grande.

Por ahí se le empezó a escapar el partido al equipo madrileño y es que por muy bueno que sea Panko, no puede anotar si la pelota no le llega, con numerosas perdidas de balón de sus jóvenes bases bajo la presión de Colom (11 de valoración en el primer cuarto).

El Bilbao basket desde la línea de tres copio las primeras ventajas que mantuvo con comodidad a base de robos de balón y la superioridad técnica de su juego interior, donde Todorovic mostró muy, muy buenas maneras.

Sin embargo y en contra a lo que podía parecer por sensaciones, el partido no solo no se rompía, si no que el Fuenlabrada se mantenía a una distancia prudente de puntos, tirando más de acciones puntuales y de los tiros libres que de buen juego real pero el baloncesto es lo que tiene, que todas las canastas valen igual. (34-29 al descanso)

Tras el descanso se mantenía la igualdad, con los hombres locales muy bien en defensa pero abusando sin acierto en el triple mientras que el Fuenlabrada se mantenía principalmente con el músculo de Akindele que causaba estragos en el rebote y en los bloqueos.

No era la noche del capitán Mumbru y su equipo lo notaba hasta que Hervelle dio un paso adelante para irse por encima de los diez de ventaja. 56 – 42.

Reflexión de la semana. ¿Cuánta gente entra en el banquillo de los hombres de negro? Rotación infinita la que tiene Sito Alonso a su disposición.

Sin más opciones en el banquillo y con la pólvora mojada desde más alla de la línea de tres, a Casimiro solo le quedo ver morir el partido pensando en que más le vale que sus bases maduren muy deprisa.

73- 53 al final del partido. Victoria coral del Bilbao Basket que domino sin llegar a jugar bien a un rival bastante flojo donde solo Panko y Akindele dieron sensación de peligro. Mucho trabajo aun por hacer en ambos banquillos pero muchos más mimbres a disposición de Sito Alonso.

MVP de un partido donde el trabajo en equipo brillo por encima de las individualidades pero donde destacaron Hervelle y Colom, tanto en defensa como en ataque.

Porra liga Endesa 2014/2015

Tras el éxito del año pasado, tanto en seguimiento de nuestros lectores como de acierto por mi parte, algo no tan usual, vamos un año más con la porra de la temporada 2014/2015 que está a punto de empezar, este año si, con equipo debutante, el Andorra y muchos muchos cambios de cromos en verano.

(Por @Ferstmary12)

Empezamos con la parte alta de la tabla.
Candidatos al título.
Es una tragedia pero un año más veremos a uno de los equipos futboleros levantar el título. La esperanza se centra en que al menos no se jueguen también la final entre ellos, algo que por otra parte este año veo más difícil que el anterior ante el previsible pasito atrás del Valencia.

Real Madrid.
Contrariamente a la opinión pesimista en el entorno madridista, a mí la plantilla del Madrid no me parece que haya perdido tanto potencial.
Una vez decidida la marcha de Mirotic a la NBA, el fichaje de Nocioni es de los mejores refuerzos que podían llegar y aportará un poco de carácter que le podría venir muy bien en momentos de atasco como los sufridos el año pasado con los títulos en juego.
Ayon aportará dureza y puntos al juego interior y Maciulis y Rivers tiro exterior ante la pérdida del todoterreno Dardell.
Si el (Injustamente) cuestionado Pablo Laso da con la tecla con las rotaciones de un juego interior súper poblado y la gasolina les dura un mes más pueden volver a aspirar a todo.
Barcelona
El equipo a mi juicio que mejor se ha reforzado de toda la liga. Satoranski, Doellman, Pleiss…
Auténticas estrellas ofensivas ACB al servicio de un entrenador con fama de conservador. Si llegan a entenderse y Navarro es capaz de prolongar su carrera un par de años más pueden tiranizar la liga.
La única duda recae en el rendimiento de Deshaun Thomas, quizás el menos contrastado de la plantilla en sustitución de Papanikolau que por otra parte no acabo de mostrar su mejor cara en la ciudad condal.

Candidatos a semifinales.
Se abre un abanico de equipos y no hay puestos para todos. Desde luego que quedarse fuera de play-off para cualquiera de estos sería un fracaso y creo que es más fácil que alguno se plante en las finales a que se queden fuera.

Valencia
A pesar de la marcha de Doellman, el Valencia ha sabido un año más montar un bloque de calidad con el que mantenerse arriba.
Es cierto que ha podido dejar pasar la oportunidad de codearse con los grandes pero sin duda dará aun mucha guerra y más de un disgusto.
Mantener a Dubljevic y Sato ha sido sin duda un éxito de gestión. El montenegrino podría ser uno de los dominadores de la liga este año y Sato siempre cumple.
El rendimiento de Harangody y la recuperación de Aguilar y Lishchuk, claves. La dirección de Peras hará el resto.

Unicaja
Ojito al Unicaja que está de vuelta con los grandes, y parece que para quedarse. Bajo la dirección de Plaza, posiblemente uno de los mejores técnicos nacionales ahora mismo, el Unicaja ha montado un equipo sin líder claro pero sobrado de clase, mezcla de veteranía y juventud y con experiencia en ACB.
Este puede ser el año de gente como Granger o Kuzminskas y han reaccionado bien a la marcha de Dragic con el fichaje de Stefansson.
El rendimiento de los americanos Green y Thomas marcará el límite de este equipo.

Caja Laboral
Posiblemente la mayor de las incógnitas en la parte de arriba de la tabla.
El Caja Laboral lleva un par de años un peldaño por debajo de lo que nos tenía acostumbrados así que han tirado abajo el bloque de la plantilla para tratar de empezar de nuevo.
Heurtel y San Emeterio tendrán este año un buen número de compañeros nuevos, con mucho nombre algunos, pero que tendrán que demostrar su talento y capacidad para triunfar en la liga.
Gente como Perkins, Iverson, Orlando Johnson o David Bertans son una incógnita mientras que Shengelia empezará la temporada de baja por lo que el foco de las luces recaerá inicialmente en el ex NBA Ryan Gomez.
Lo mismo nos sorprende, se amoldan todos a la liga y son imparables pero mi apuesta es que estarán un peldaño por debajo del resto.

Lucharan por el resto de plazas para play-off y copa.

Detrás de los dos grandes y los otros tres aspirantes aparece un salto que a mi juicio parece insalvable. Hay buenos equipos y habrá sorpresas, pero no veo a ninguno de los demás equipos capaz de plantarse en la final. Eso sí, la lucha por los play-off será durísima.

Gran Canaria.
Cualquiera deja fuera a un equipo que lleva diez años seguidos jugando play-off y que tiene como juego interior al prometedor Tavares y a Kendall en su regreso a la ACB. Si encima el entrenador es Aito, que no destaca precisamente por volverse loco, los canarios estarán casi con toda seguridad en copa y play-off.
Si Dajuan Summer y Kuric dan el nivel que se les espera, y la rotación exterior no se les queda corta podrían dar un buen susto a más de uno en las eliminatorias directas.

Cai Zaragoza
El equipo maño se está acostumbrando a vivir en la zona noble de la tabla en los últimos años, merced a una inteligente política de fichajes.
El juego interior será sin duda su mayor argumento con Landry, Norel, Katic y ya veremos si finalmente se incorpora Shermanidi a poner la guinda.
En el juego exterior, mucho currela con clase como Sastre o Pere Tomas, jugando en torno a la metralleta Robinson. Deberían de estar también entre los ochos primeros salvo desastre.

Iberostar Tenerife
Tiene mucho mérito lo de este club, que no sé cómo lo hace, pero ha conseguido mantener a sus mejores jugadores, repescar a Sekulic que iba para MVP el año pasado y todavía han encontrado la forma de reforzarse con jugadores como Beiran o San Miguel.
Especialmente el fichaje de San Martín me parece clave pues viene a reforzar el que podía ser el puesto peor cubierto el año pasado.
Nos quedamos el año pasado con las ganas de saber hasta dónde hubieran podido llegar con Sekulic, ahora saldremos de duda. Equipo muy a seguir.

Bilbao Basket
De estar a un paso de quedarse sin equipo a juntar un equipo muy bien armado.
Los veteranos Mumbru, Raül y Hervelle junto con Bertans serán un año más la columna vertebral de un equipo que gana en rotación respecto al año pasado. Colom en el puesto de base, Andjusic y Williams son valores seguros, lo mismo que su entrenador Sito Alonso.
A nada que Wragge o los Todorosic estén a buen nivel estarán en condiciones de luchar por los play off como en años atrás.

Ucam Murcia
Es cuestión de tiempo que en Murcia den la campanada, merced a la buena gestión con la que llevan años llevando el club.
Con la llegada de Cabezas y Neto acaban de un plumazo con los problemas de dirección de juego de años atrás mientras que con la llegada de Bamforth y la continuidad de Wood y Kelati, la calidad y los puntos exteriores están asegurados.
Por dentro será Augusto Lima el faro del equipo mientras se espera el ansiado regreso del ídolo local, José Angel Antelo.

En tierra de nadie.

Cajasol
Aparente paso atrás del conjunto sevillano, no solo por la marcha de Satoranski, durante tantos años la estrella local, si no por perdidas igualmente significantes como la de Bamforth, Sastre o el “culpable” del buen hacer del equipo, Aito.
En su lugar, Scott Roth y Audie Norris, en lo que parece una apuesta más que arriesgada, pero que cobra lógica viendo una plantilla NBA-style.
El triplista Pullen y Xabier Thames en la dirección de juego y Derrick Byars como principal arma exterior. Pueden romper marcadores o volverse locos ellos solos, eso el tiempo lo dirá.
La gran esperanza del Cajasol debe ser la más que previsible explosión de Porzingis, lo más parecido a Pau Gasol que hemos tenido en la ACB desde su marcha y que no durara mucho más por aquí pero sin duda ha acertado al quedarse un año más a hacerse un hombre.
Minutos también para formarse para Hernangomez, una de nuestras esperanzas de futuro como pívot de la selección Española.

Estudiantes
Equipo muy corto pero competitivo. Con la llegada de Salgado debe solucionar los problemas de dirección del tempo de partido aunque extraña la salida de Colom, uno de los mejores el año pasado.
De la capacidad anotadora de Nunnally dependerá en buena parte no sufrir más de lo esperado y es que la rotación exterior parece algo corta. ¿Recuperará Rabaseda su nivel de Fuenlabrada?
Por dentro mucha clase y pocos kilos. Con Nacho Martín como buque insignia y el mundialista Bircevic amenazando desde el triple el ataque está asegurado pero la falta de altura y de un 5 nato puede pasar factura contra pívots dominantes.

Fiatc Joventut
Uno podría esperar encontrarse el Joventud más arriba pero a mí este proyecto me crea muchas dudas. Mallet ya no es el que era así que muchas de las aspiraciones verdinegras dependerán del debutante Clevin Hannah.
Sergi Vidal en su regreso a casa y Kirksay serán clave en el exterior, pues no tienen mucho recambio, especialmente en el alero alto.
Por dentro será el rendimiento de Goran Suton el que decida el puesto final de un Juventut que no debe sufrir pero que difícilmente luchará por nada más que la tranquilidad.

Rio Natura Monbus Obradoiro
Apuesta clara por el físico en el equipo gallego. Miller, Klever y Triguero. El Obradoiro tiene el juego interior más duro de la zona media de la tabla y si sabe aprovecharla todo puede pasar.
De los huevos que hagan por dentro los pívots se aprovechara el tirador Corbacho, uno de los jugadores más infravalorados de la liga y que debería por méritos propios tener un sitio en el combinado nacional como suplente especialista.
Desgraciadamente, ahí acaban las oportunidades del club gallego y empiezan las dudas, pues la excesiva juventud de sus tres bases (Me gusta Pozas, no tanto Rafa Luz) y una corta rotación en los aleros les puede pasar factura.
Montakit Fuenlabrada
Panko y Baron, Baron y Panko. Ese será el discurso del equipo Fuenlabreño salvo sorpresa.
Una pareja de bases es exceso jóvenes (Me gusta Alberto Díaz pero no lo veo aun para titular) a los que Miso tendrá que echar una mano en más de una ocasión y pívots muy físicos pero con una dudosa capacidad de anotación.
¿Enésima oportunidad para Daniel Clark?

Guipúzcoa Basket
Plantilla corta la del equipo de la capital guipuzcoana. Muchas esperanzas puestas en Dani Diez que debe aprovechar para reivindicarse y dar el salto de calidad y de un Josep Franch que no acaba de llegar al nivel que se le esperaba en la Sub-20 a la sombra de Mirotic.
Necesitarán un buen rendimiento de Jared Jordan y Taquan Dean pues no hay mucho más recambios por fuera salvo el siempre cumplidor Grimau.
Por dentro, Doblas será un año más el líder del equipo, donde Will Hanley, Huskic y Iarochevitch deben ser suficientes para no pasar apuros.
Descenso

Tras el desastre Vallisoletano el año pasado, en esta ocasión no hay un favorito claro al descenso pero mis apuestas son los siguientes.

La Bruixa Dór Manresa
Con un presupuesto mínimo, el Manresa un año más tratara de rentabilizar al máximo cada euro invertido. No ha tenido mucha suerte con las lesiones y empezará sin sus dos bases lo que puede suponer una dificultad añadida a una plantilla un tanto justa de calidad.
Las bajas de sus mejores jugadores del año pasado, Erikson y Larssen deben ser cubiertas de una forma más coral y con jugadores de mayor experiencia como Haritopoulos, Dewar, o el australiano Ogilvy.
Del estado de forma de Grimau y la adaptación de Samuels dependerán las opciones de salvarse del equipo manresano. Manresa deberá ser un fortín si no quieren acabar el año en los últimos puestos.

Morabanc Andorra.
Conseguir el ascenso ya es un éxito del que deberán disfrutar en el principado. Fichajes de entidad como los de Sada e Ivanov podrían llevar a pensar en cotas mayores pero lo cierto es que la falta de experiencia ACB les acabará situando en la lucha por el descenso.
Especialmente flojo parece el puesto de escolta-alero, donde las apuestas por Betinho o Román Martínez me parecen insuficientes.
Ilusión no le faltará al debutante que intentará hacerse fuerte en casa y que tratará de explotar su juego interior. A ver qué versión de Jordi Trias vemos este año. Su rendimiento puede ser la clave.

Página 3 de 3123