El día que conocí a Ron Harper

blogs-icononba-icono

Juan Luis Barbero es nuestro ‘hombre faro’ para relatar lo más interesante que acontece en el mundo NBA. Por ese motivo, cuando a la redacción llegó una invitación para ver los concursos del All Star de este año, no tuvimos dudas sobre quien era el destinatario más indicado para disfrutar de esa invitación. La marca Adidas organizó un evento lleno de encanto para dar relieve al acontecimiento, Juan Luis aceptó gustoso la invitación y lo demás…Es hechizo, aquí tenéis el emocionante relato de lo que pasó. 

***

El día que conocí a Ron Harper

Juan Luis Barbero

28.febrero.2012

120228_harper

Ron Harper, tantos anillos como dedos en su mano derecha y ‘fontanero’ impagable en varios de los éxitos de los Bulls y Lakers, se mostró cordial y divertido en su encuentro con Fiebre. En la foto, Mr Intendencia, posa con nuestro experto en la galaxia NBA y autor de este artículo, Juan Luis Barbero.


“El destino es caprichoso”: ¿cuántas veces no habremos escuchado esta frase en nuestras vidas?. Sin embargo, escuchar es una cosa y aceptar otra bien distinta…Y un servidor nunca ha creído en la noción de un destino prefijado, un camino que seguir inconscientemente. Pero, metafísica aparte, cuando el pasado sábado me encontré saludando en un acto al mismísimo Ron Harper, no pude más que sentir que se estaba cerrando un círculo…Permitidme explicarme antes de comenzar a valorar esta reflexión.

El pasado mes de Diciembre comencé a colaborar con la web Fiebrebaloncesto, un espacio ideal sobre el que volcar mi pasión por el deporte de la canasta. Asombrado por el gusto y el respeto hacia nuestro deporte que desprendrían tanto el portal como los que lo hacen posible, decidí hacerles llegar un pequeño homenaje a Ron Harper que en su día había escrito para mi blog, buscando pulsar su autorizada opinión. A raíz de ahí comenzó mi colaboración con ellos, y aquella pieza del legendario jugador (elemento clave en los últimos Bulls de Jordan y en los primeros Lakers de Shaq y Kobe, siempre bajo la batuta de Phil Jackson) se convirtió en mi primer artículo. Si alguien me llega a decir por aquel entonces que, menos de 3 meses después, estaría en una misma sala con el base-escolta de los 5 anillos (ídolo de juventud para más inri) mis carcajadas se hubieran escuchado en Michigan y California.

Pues bien, gracias a mis amigos de Fiebrebaloncesto, el pasado día 25 pude colarme acreditado en la fiesta del All Star Saturday, apadrinada por Ronald Harper como embajador de la NBA en un evento simultáneo en París, Tokio y Madrid. Encontrarme a 2 pasos del legendario encargado de la intendencia en 2 dinastías de la mejor liga del mundo, acercarme a él tras derrotar mi molesta timidez para pedirle una fotografía y sorprenderme con la humildad de un tipo con una mano repleta de anillos de campeón que no sólo accedió a posar para tal instantánea, sino que bromeó con la chaqueta de los Knicks campeones de los 70 que portaba y acabó preguntándome por el orígen de mi acceso vía prensa. Todo ello un regalo prodigioso. Para que luego se diga que no tenemos nada que aprender del talante norteamericano…En ciertos aspectos estamos años luz a este lado del Atlántico.

Así, más allá de los concursos de mates (ganado por Jeremy Evans de los Jazz, imaginativo y con homenaje a Karl Malone incluido del ganador y al clásico mate con los ojos vendados de Cedric Ceballos a cargo de Budinger) y triples (con Kevin Love derrotando a Kevin Durant), ambos con interés decreciente según pasan los años, este All Star 2012 quedará grabado en mi memoria como el día que conocí a Ron Harper, acontecimiento impagable para un loco del baloncesto como el que escribe.

Pd: una vez más expresar mi eterna gratitud a la gente de Fiebre: sois unos cracks, aunque no hace falta que yo os lo diga.

 

 

120228_harper2

Ron Harper en la entrada de la Adidas All Star Party 2012. Fuente de foto: adidas.es

 



*No olvides puntuar este artículo (en la cabecera) y hacer un “+1 Google” (a continuación) para publicitarlo. Nos será de gran ayuda tu opinión. Gracias 🙂