¡¡¡ Todo el Palacio tiene que animar !!!

blogs-iconoacb-icono

Toda leyenda tiene un escenario. La del Estudiantes en su versión moderna se desarrolló en el Palacio de los Deportes. Este martes se confirmó la buena nueva que se venía rumiando en las últimas semanas: el equipo colegial volverá a jugar esta temporada en la remozada cancha con base en la emblemática plaza de Dalí, coincidente con la calle Goya. De nuevo, el dolmen que emerge cerca del coso volverá a ponerse de moda. Acogiendo quizá las oraciones irreverentes de una de las aficiones más divertidas y románticas de la competición. Con su habitual toque maestro, David Pérez explica la simbología de este retorno y de paso traza una memoria sentimental muy particular sobre cómo ha evolucionado el devenir del Estudiantes y de nuestro deporte en los últimos años.

 

 

***

¡¡¡ TODO EL PALACIO TIENE QUE ANIMAR !!!
FOTO 1
Hace ya casi veinte años pisé el Palacio por primera vez, para asistir a mi primer partido de la ACB , fue un Estudiantes-Cai Zaragoza y el quinteto inicial local lo formaban Antúnez, Herreros, Ricky Winslow, Pinone y Orenga. Más de la mitad de esos jugadores acabarían jugando en el eterno rival, seducidos por los millones del fútbol o simplemente cambiando de acera para siempre, mientras en sus cabezas retumbaba el eterno grito de ¡¡¡ PE-SE-TE-ROS,  PE-SE-TE-ROS!!!
Aquel Palacio con pista de Ciclismo indoor, se convirtió en lugar habitual de peregrinación, a él acudía cada par de semanas para ver como el Estu iba construyendo su dinastía de los 90. Por obra y gracia de mi vecino Manolo, que trabajaba en Caja Postal (y luego Argentaria), tuve la oportunidad de ver jugar a los mejores, acompañado muchas veces por un puñado de amigos, algunos de los cuales llegarían a ganarse la vida narrando y escribiendo sobre el deporte de la canasta http://www.fiebrebaloncesto.com/index.php?option=com_content&view=article&id=186%3Acreo-en-ellos-hasta-el-infinito-y-mas-alla&catid=48%3Amundobasket&Itemid=56?=es.
El día que el Palacio ardió, con él lo hicieron muchos recuerdos de partidos inolvidables; como esos cuartos de la Euroliga en los que eliminamos al Maccabi y nos colamos en la Final Four de Estambul o esa ida de la Final de la Korac, en la que humillamos al Barça, para luego tirar la copa en el Palau; o tantas semifinales de Play-Off en las que soñamos con seguir disputando el título de liga hasta el último partido.
En Vistalegre alcanzamos esa ansiada final de la ACB y en el Arena vimos al Estu coquetear con el descenso de categoría. Ninguna de esas canchas llegó a dejarme poso, seguía echando de menos el Palacio, que una vez remozado, se dedicaba casi por entero a conciertos y eventos lucrativos de todo tipo. El día que volví al Coliseo de Felipe II, para ver jugar al Estu contra los Grizzlies de Pau Gasol, tuve la sensación de reencontrarme con el que fue uno de los hogares de mi adolescencia.
FOTO 2
Cuando me enteré de que Esperanza Aguirre estaba mediando para que el Estu volviera al Palacio, una enorme sensación de incredulidad me recorrió de arriba a abajo. Ya nunca volverían esos días de pubertad, en los que deambulábamos por la frontera de los Distritos de Retiro y Salamanca, hablando de fútbol y baloncesto, soñando con que nuestros equipos ganaran Copas de Europa, Eurobaskets, Eurocopas, Mundiales y Mundobaskets. Especulando con la posibilidad de que algún día, un Español jugara en los Lakers o ganara un anillo de la NBA.
Nos despertamos del sueño un 24 de agosto del 2010, al fin volvemos a casa después del incendio http://www.marca.com/2010/08/24/baloncesto/acb/1282656769.html y ya casi no nos quedan deseos deportivos que pedirle al genio de la lámpara; que sigue trabajando en que el Chacho jubile pronto a Raül (López) de la selección y Pepu vuelva a entrenar al Estu, compatibilizándolo con el cargo de seleccionador vitalicio de la ÑBA.
Desde Fiebrebaloncesto se lo contaremos todo y seguiremos soñando con intangibles, de los que ni todo el oro del fútbol podrá nunca llegar a comprar.

¡¡¡ Todo el Palacio tiene que animar !!! 

David Pérez

 

100826_foto1

La Demencia, la afición por excelencia del Estudantes, se sentirá como Hommer en la cervecería

de Mou con el regreso de su equipo al Palacio de Deportes. La irreverencia y la imaginación

están aseguradas. Fuente de foto: clubestudiantes.com.

 

Hace ya casi veinte años pisé el Palacio por primera vez, para asistir a mi primer partido de la ACB , fue un Estudiantes-Cai Zaragoza y el quinteto inicial local lo formaban Antúnez, Herreros, Ricky Winslow, Pinone y Orenga. Más de la mitad de esos jugadores acabarían jugando en el eterno rival, seducidos por los millones del fútbol o simplemente cambiando de acera para siempre, mientras en sus cabezas retumbaba el eterno grito de ¡¡¡ PE-SE-TE-ROS,  PE-SE-TE-ROS!!!


Aquel Palacio con pista de Ciclismo indoor, se convirtió en lugar habitual de peregrinación, a él acudía cada par de semanas para ver como el Estu iba construyendo su dinastía de los 90. Por obra y gracia de mi vecino Manolo, que trabajaba en Caja Postal (y luego Argentaria), tuve la oportunidad de ver jugar a los mejores, acompañado muchas veces por un puñado de amigos, algunos de los cuales llegarían a ganarse la vida narrando y
escribiendo sobre el deporte de la canasta.


El día que el Palacio ardió, con él lo hicieron muchos recuerdos de partidos inolvidables; como esos cuartos de la Euroliga en los que eliminamos al Maccabi y nos colamos en la Final Four de Estambul o esa ida de la Final de la Korac, en la que humillamos al Barça, para luego tirar la copa en el Palau; o tantas semifinales de Play-Off en las que soñamos con seguir disputando el título de liga hasta el último partido.


En Vistalegre alcanzamos esa ansiada final de la ACB y en el Arena vimos al Estu coquetear con el descenso de categoría. Ninguna de esas canchas llegó a dejarme poso, seguía echando de menos el Palacio, que una vez remozado, se dedicaba casi por entero a conciertos y eventos lucrativos de todo tipo. El día que volví al Coliseo de Felipe II, para ver jugar al Estu contra los Grizzlies de Pau Gasol, tuve la sensación de reencontrarme con el que fue uno de los hogares de mi adolescencia.

 

100826_Foto2

El Pabellón de Deportes volverá a hacer honor a su nombre con cierta reguralidad gracias

a la vuelta del Estudiantes a su parqué. El Placio cobijará también los sueños románticos de

miles de aficionados estudiantiles. Fuente de foto: madrid.org.

Cuando me enteré de que Esperanza Aguirre estaba mediando para que el Estu volviera al Palacio, una enorme sensación de incredulidad me recorrió de arriba a abajo. Ya nunca volverían esos días de pubertad, en los que deambulábamos por la frontera de los Distritos de Retiro y Salamanca, hablando de fútbol y baloncesto, soñando con que nuestros equipos ganaran Copas de Europa, Eurobaskets, Eurocopas, Mundiales y Mundobaskets. Especulando con la posibilidad de que algún día, un Español jugara en los Lakers o ganara un anillo de la NBA.Nos despertamos del sueño un 24 de agosto del 2010, al fin volvemos a casa después del incendio y ya casi no nos quedan deseos deportivos que pedirle al genio de la lámpara; que sigue trabajando en que el Chacho jubile pronto a Raül (López) de la selección y Pepu vuelva a entrenar al Estu, compatibilizándolo con el cargo de seleccionador vitalicio de la ÑBA.

Desde Fiebrebaloncesto se lo contaremos todo y seguiremos soñando con intangibles, de los que ni todo el oro del fútbol podrá nunca llegar a comprar.