Diferenciar el sueño blaugrana de la vigilia

Hace ya unos cuantos años, o siglos René Descartes decía que no se puede diferenciar el sueño de la vigilia, y si no recuerdo mal, porque mi época de estudiante de BUP y COU me pilla lejos también decía que no puedes fiarte de quien te ha engañado ni que sea una vez.

fuente:
No te pares blog – WordPress.com no podemos diferenciar el sueño de la vigilia

En el FC Barcelona, en la sección de baloncesto del Barça tenemos cierta experiencia en no saber diferenciar ese sueño de esa vigilia, cada principio de curso, desde hace ya 5 o 6 temporadas, el sueño nos hace pensar que vamos a formar un gran equipo, un equipo que en la vigilia…se acaba estropeando.

No hace tanto soñamos con Larkin, Heurtel y Hanga…y en la vigilia nos encontramos a Pressey, soñamos con que Samardo Samuels o Seraphin serian nuestros grandes referentes interiores, pero en la vigilia, y por distintos motivos…no lo fueron.

Fuente: fcbarcelona El sueño era Larkin…la realidad, la vigilia fue Pressey

En baloncesto, al soñar cada verano le tenemos puesto un nombre, un nombre que dudo Descartes usara, ya que al sueño…lo llamamos pajiplantillismo, y lo que ocurre después, con sus cosas buenas y malas…temporada…o vigilia.

En el mes de julio es tiempo de soñar, tiempo de pajiplantillismo, y el de este curso digamos ha sido o está siendo…tremebundo.

De entrada se dijo que soñáramos con Higgins…y lo cierto es que con Higgins ya no soñamos, no lo hacemos porque ya es una realidad, luego soñamos con Davies, y parece que por cosas que han ido saliendo…también está más cercano a la vigilia que al sueño.

fuente: diario AS Corey higgins..un sueño que ya es realidad

Pero ese soñar, ese pajiplantillismo nos ha llevado a soñar con la vuelta de Abrines, que parece que ha colgado un video (todo sea dicho, video impresionante mas que nada por lo que transmite) en que vuelve a ser amigo del balón.

Ya con estos nombres, el sueño ya tiene buena pinta, pero es que en plena fase REM, esa que se denomina Random Eye Movement y que es la fase profunda del sueño, esa fase en la que soñamos.

A veces los sueños son claramente irreales, aunque en ese momento…estamos convencidos de que eso que soñamos…es real, y otras son cosas que son perfectamente creíbles, es decir…no podemos diferenciar ahí, el sueño de la vigilia.

Ahora mismo el mercado blaugrana esta en plena fase REM, con elementos ya certificados, como la renovación de Claver y Pesic o la llegada de Higgins, y nos quedan un par o tres de sueños.

Sueños que van desde afianzar la posición de 5 con Brandon Davies, la de 3 con Alex Abrines y la de 4 con Nikola Mirotic.

La verdad es que a día de hoy, a mí, lo de Nikola Mirotic me sigue pareciendo una ilusión, un sueño del que despertaremos siendo falso, mas que nada porque ya estamos en can Barça acostumbrados a que nos ilusionen con un nombre…para que acabe viniendo otro tan distinto que parece una broma.

El pajiplantillismo, el sueño, es pensar que ya están todos atados y bien atados, y si se consiguen, si se confirman todos esos nombres, nuestra fase REM, nuestra fase de sueño profundo en el que no sabemos diferenciar el sueño de la vigilia, se alargará, y lo hará pensando que con este equipo…vamos a ganarlo todo.

El problema es que soñar esta muy bien, pero hay que despertar, y si cuando lo hagamos (que debería ser durante este mes de julio) la vigilia nos deja a Higgins, Davies, Abrines, Heurtel renovado y Nikola Mirotic tendremos una alegría inmensa…pero sino…la decepción puede ser también inmensa.

fuente diario AS, Nikola Mirotic….¿será un sueño? ¿o una realidad?, en la vigilia lo sabremos

Yo la verdad, en fase REM, sueño con ver a Heurtel haciendo pick&Rolls con Tomic y Davies, pick&pops o dando balones abiertos a Nikola Mirotic, sueño con los espacios que podría generar en la pintura Mirotic para que Tomic sobre todo pueda jugarse 1×1 al poste sin excesivas ayudas, sueño con ese balón abierto del croata al montenegrino para que tenga un tiro “fácil” tras haber atraído a su defensor.

La verdad…sueño, sueño y sueño, estoy en fase REM, y no se si quiero que la realidad, la vigilia llegue, porque esta directiva ya me ha hecho despertarme demasiadas veces con un cubo de agua fría.

fuente imagenes bonitas,

Veremos que ocurre en los próximos días, solo espero que lo que tenemos en la fase REM de nuestro sueño blaugrana…se confirme en la vigilia…pero para eso…tocará irse despertando durante este mes de julio, un julio donde acabaremos viendo si el sueño es igual a la vigilia o donde una vez más…la ilusión acaba truncada por la realidad.

Articulo escrito por Jordi Perramón, en Twitter @guguseti colaborador de www.fiebrebaloncesto.com, autor de una web rara llamada www.pivotworld9.com y de un podcast que curiosamente habla de baloncesto llamado Flagrant Foul, si queréis podéis seguirme en Twitter…pero es bajo vuestra responsabilidad.

Salidas, llegadas y retornos a la ACB

A finales de temporada 2016 – 17 o a principios de la 2017 – 18 (tanto monta, monta tanto) veíamos como toda una serie de jugadores interesantes y de cierto nivel salían de la liga ACB con destino a ligas en principio con mucho menos cache.

Luke Sikma, Grigonis y Peno se iban al Alba Berlin, Bo McCalebb dejaba el Herbalife junto con jugadores como Planinic que ha fichado por el Dinamo de Sassari, Kyle Kuric que se ha ido al Zenit de San Petersburgo o Hendrix que se ha marchado al Galatasaray, pero son muchas más las estrellas o jugadores importantes que la temporada próxima no estarán en nuestra ACB.

Doellman, Perperoglou, Lawal, Tillie, Kratsov, Allen Omic, Bamforth, Whitington, McConnell, Ivan Buva, Bogdanovic o Paunic por citar a algunos que se van a ligas como la turca, la alemana, la rusa o que aún están sin equipo, ahí hay que sumar otros como Bogris o Antetokounmpo que se van a jugar a la liga griega o los que saltan o vuelven a la NBA como es el caso de Larkin.

Sin duda una fuga de talento importante que me hacía dudar de la capacidad de la ACB para recuperarse de ese “robo” de jugadores de nivel, pero lo cierto es que estamos viendo que la ACB, pese a ser una liga en la que se hacen bastantes cosas mal aún tiene capacidad para atraer jugadores de nivel.

Esta próxima temporada nos encontramos que no solo los grandes están fichando jugadores interesantes, sino que también equipos de la parte baja están reforzándose de forma interesante.

Dejando aparte los que simplemente se mueven de un club ACB a otro (casos por ejemplo tipo Shermadini del Andorra a Unicaja, Salin que va de Herbalife al Unicaja, Hanga de Baskonia a Barça o Jaime Fernández de Estudiantes a Andorra) nos encontramos con una llegada interesante de jugadores de talento, algunos son vueltas a la ACB otros debuts en nuestra liga, pero lo cierto es que hay expectativas más que interesantes.

Así por ejemplo entre los jugadores que llegan y pueden ser interesantes nos encontramos con el gigante polaco de Gonzaga, P.Karnowski, jugador que debutara como profesional en nuestra liga tras un más que buen hacer en la NCAA de la que el pasado curso se proclamó subcampeón.

Otros de los que debutaran en nuestra liga y pueden “liarla parda” son por ejemplo E.Green ex de Oly que defenderá la elástica del actual campeón o algunos de los fichajes del Baskonia como son J.McRae (un anotador compulsivo), Timma uno de los treses más reconocidos de Europa o Poirer un potente pívot francés, Ponitka recalara en el Iberostar Tenerife

Pero no solo estos, hay que sumar a gente con el talento de McCallun que estará en Unicaja o De Jong y Varnado que estarán en el Tecnyconta Zaragoza o Sanders que reforzara la línea exterior del Barça

Sin duda me dejo algunos jugadores que debutaran en la ACB, pero lo mejor de esta temporada son algunos de los que vuelven, porque la verdad hay algunos nombres más que interesantes.

Causeur y Kuzmic reforzaran a un ya de por si potente Real Madrid, Baskonia recupera a gente como Huertas o Jayson Granger, el Valencia actual campeón de liga repesca a Tibor Pleiss y Latavious Williams consiguiendo un juego interior de esos que puede destrozar a cualquier rival de la ACB y de la Euroliga (Dubljevic, Doonerkamp, Pleiss y Williams…ahí es nada).

Unicaja incorpora a Agustine que formara pareja interior con Shermadini Musli y Okou, el FC Barcelona recupera a Heurtel, Seraphin (aunque su paso por la ACB fue por el lockout de la NBA) y Moerman, Herbalife se trae a DJ Seeley, Morabanc Andorra  recupera esa peculiar mecánica de tiro de Shurma, Ucam Murcia al eléctrico Hannah, Estudiantes a Caner-Medley, Fuenlabrada a Emir Sulejmanovic, el divina Seguros Joventut a Ruoff, el Tecnyconta a Blums y el Betis a Samardo “mueve tu cucu” Samuels.

Sin duda nombres más que interesantes que hacen que el nivel de la ACB no solo no haya descendido, sino que diría que ha aumentado.

Si es cierto que algunos de esos jugadores que no estarán el próximo año eran muy importantes, auténticas estrellas de nuestra liga como pueden ser Larkin, Doellman o Nocioni (que lastima que se haya retirado el argentino) pero esta temporada hay una entrada de jugadores en la ACB que la convierten en una liga interesante.

Veremos si después todos esos jugadores, funcionan, los habrá que si, los habrá que no, habrá después jugadores que sorprenderán en positivo otros en negativo, incluso algunos de los que no hemos nombrado que se convertirán en referentes de sus respectivos equipos, pero lo que está claro es que a priori, la ACB ha tenido una llegada ingente de jugadores de talento, algo que ha de repercutir positivamente en la competición.

Complicado lo tendrán todos los que esta temporada participen en competiciones europeas, Valencia, Real Madrid, Unicaja y Barça tendrán que lidiar con la dureza de la euroliga y la dureza de la ACB, lo mismo que Morabanc Andorra, Retabet Bilbao Basket y Herbalife que tendrán que pegarse en Eurocup y ACB o los que participaran en la Basketball Champions League como son Divina Seguros Joventut, Iberostar Tenerife (actual campeón), Movistar Estudiantes y Ucam Murcia que también deberán combinar la dureza de esta reforzada ACB con la competición europea.

Las plantillas aún no están cerradas, y quizás aun puedan llegar algunos jugadores interesantes, pero lo único cierto es que la competición traerá el próximo año debuts ilusionantes y la vuelta de jugadores de altísimo nivel y eso sin duda hace que la próxima ACB sea una de las más duras y difíciles de los últimos años.

valencia basket,campeón, acb

fuente: Foros ACB.COM

Hasta el próximo día 22 de septiembre tenemos que esperar para poder catar un poco de competición, una Supercopa que tendrá como protagonistas a Valencia, Unicaja, Herbalife y Real Madrid, o, dicho de otro modo, a campeón de la ACB (Valencia Basket), a campeón de la Eurocup (Unicaja), de la supercopa del pasado año (Herbalife Gran Canaria) y de la copa del pasado año (Real Madrid)

4 equipos campeones, que se han reforzado bien, lo mismo que el resto de clubs de la liga, que han convertido la ACB en una competición digna de verse.

Pero para poder verla, al completo, deberemos esperar hasta la jornada 1, que empezará el día 30 de septiembre y que tendrá como primer plato fuerte un Barça Baskonia.

acb,calendario

fuente: tercerequipo.com

La verdad…ya tengo ganas de que llegue el día 30 de septiembre, porque ya tengo hambre de ACB…y más de esta ACB que se nos presenta ya que estara llena de salidas, llegadas y retornos, pero sobretodo estará llena de talento.

 

Artículo escrito por Jordi Perramón Xinxola en twitter: @guguseti

Culpable de cosas como www.pivotworld9.com

del blog www.cosasdejordi.com

Corresponsal de www.fiebrebaloncesto.com para el FC.Barcelona 

Creador del podcast Flagrant Foul 

The future is now

«I´ve seen things you people wouldn´t believe.»

Blade Runner (Ridley Scott, 1982).

Un armador de juego de 2.11 metros de altura y 2.24 de envergadura, manejando la pelota naranja como generador de juego primario mientras cruza la pista merced a colosales zancadas: una ensoñación más propia de la ciencia ficción que del baloncesto profesional, hasta hace algo más de 2 años…

La idea era forjar al point forward definitivo en una era eminentemente aposicional, y al desarrollo físico de un prometedor chaval griego recién llegado a Wisconsin se uniría el tutelaje desde el banquillo de Jason Kidd, uno de los más grandes playmakers que jamás han pisado una cancha de baloncesto. La Summer League de 2014, con el 2º mejor pasador de siempre estrenando puesto de entrenador jefe, fue el campo de pruebas inicial de un experimento descabellado a priori que va quemando etapas.

Resultado de imagen de giannis point guard

Maestro y freak. Fuente fotografía: nba.com

Hoy, el salto técnico y físico de Giannis nos trae el verdadero futuro, a falta de los coches voladores y aeropatines que nos prometieran Doc y Marty McFly en su día.

Como parte protagonista de una temporada NBA espectacular y que promete dejar varios récords para la historia (destacando los logros individuales de Westbrook o Harden y los colectivos de varias escuadras que coquetean con derribar la marca del ataque más eficiente de siempre), Antetokounmpo se cuela a cierre de líneas en el Top 20 de la competición en puntos, rebotes, asistencias, robos de balón y tapones.

Y nunca nadie había alcanzado tan pantagruélico logro.

Además, con 22 años recién cumplidos, el chaval lidera a los Milwaukee Bucks en todos y cada uno de los 5 guarismos anteriormente relatados, uniéndose al exclusivo grupo de jugadores (Cowens, Pippen, Garnett y James) capaces de tal proeza de all-around game.

24.8 puntos (con un brutal 54.7% de acierto en tiros de campo), 9.3 rebotes, 5.9 asistencias, 1.8 robos y 1.9 tapones como alucinantes promedios durante el mes de diciembre, y lanzamiento sobre la bocina para sentenciar a los Knicks recién estrenado 2017, bajo el suntuoso brillo de las luces del Madison Square Garden. El escepticismo inicial acerca de su coexistencia espacial con Jabari Parker comienza a disiparse gracias a los apreciables progresos del ex de Duke desde la larga distancia (40.8% de acierto en triples, lanzando 3.5 por encuentro), y pocas secuencias más hipnóticas se pueden disfrutar en el panorama deportivo actual que el despliegue a campo abierto de estos Bucks, con dos freaks físicos como Giannis y Parker acaudillando a la manada y amenazando con destruir el aro rival en cada mate estratosférico.

Resultado de imagen de antetokounmpo game winner

Giannis manda a dormir a la ciudad que nunca lo hace. Fuente fotografía: espn.go.com

Los prodigios solitarios se amontonan (Giannis ostenta el mejor PER de la historia de la NBA a su edad, en dura pugna con el mastodóntico Shaquille O´Neal de 1994) mientras el jugador lucha por colarse en el All Star Game y la tropa de Kidd en los playoffs por el anillo. Y eso sin contar con el mejor tirador exterior del róster, un Khris Middleton llamado a corregir debilidades congénitas del grupo a su vuelta.

Cualquier espectador de la mejor competición de baloncesto del planeta estaría legitimado para firmar las palabras enunciadas por Roy Batty en la prodigiosa película de Ridley Scott: las exhibiciones diarias de Antetokounmpo democratizan tan estelar cita.

@Juanlu_num7

La luz del proceso

«Y si alguna vez no entra la luz

a través del cristal,

prometo no dudar ni una sola vez».

Grises. Cactus

3 cursos completos de penurias y miserias, acumulando derrota tras derrota (hasta 199 totales, más de 66 por campaña) en el ecosistema de plantillas muy alejadas del talento necesario para competir con alguna garantía en la mejor competición de baloncesto del planeta: el «Plan Hinkie» mataba la ilusión de la fiel y pasional afición de Philadelphia cuarto a cuarto, noche a noche, humillación a humillación.

Brett Brown, dejándose la piel en pos de implantar una cultura grupal y de juego moderno en un erial de tamañas dimensiones, sufría sin medida mientras un gigante camerunés lanzaba triples sin descanso, en sesiones interminables y limitadas al único ejercicio que su estado físico le permitía afrontar sin riesgo. Las manecillas del reloj se habían detenido en Philly, esperando al elegido que diera algún sentido a la reconstrucción delirante e interminable acometida por el tío Sam.

Y, al final del túnel, los Sixers empiezan a vislumbrar la luz: una cegadora y que sugiere tintes históricos.

Joel Embiid afrontaba el inicio de su campaña rookie con la pesada losa de unas expectativas monstruosas sobre sus hombros, tanto en la ciudad del Amor Fraterno como a lo largo y ancho de toda la NBA. Un enemigo terrible, capaz de llevarse por delante con inusitada facilidad a un chico de 22 años y que está siendo derrotado con naturalidad pasmosa en cuanto el pívot de Ayundé puso sus enormes pies sobre el parqué. 12 partidos oficiales ha disputado desde entonces, muestra suficiente para analizar al último elegido de entre la camada de big fellas modernos que llegan para cambiar las tornas en un juego que parecía decidido a arrinconar a los viejos gólems.

Los gigantes reclaman su trono, con Jo-Jo en primera línea de la carga.

18.2 puntos, 7.8 rebotes y 2.4 tapones por noche, todo ello en apenas 22.8 minutos de media en pista (restricción de tiempo inviolable por el momento, dados los terribles antecedentes en materia de lesiones): los sistemas de Brown focalizan la explotación de su center (37.6% de usage rate, segunda cifra más alta de toda la liga tras Russell Westbrook) mientras está en juego, y el monstruo hace gala de un repertorio que dispara la imaginación del buen aficionado.

Recursos al poste bajo, buen uso de las fintas de tiro, capaz de lanzar tras reverso, ganchos en proceso de sofisticación, combinación letal de potencia física y velocidad de desplazamiento… los Sixers no se cansan de alimentar a su novato, pese al alto grado de riesgo e ineficiencia asociada que supone el meter balones al poste en la NBA actual. Y Embiid (que aún no llega al punto anotado por cada jugada en ese lugar de la cancha, pero no tardará en hacerlo) aprende poco a poco cuando forzar y cuando sacar el balón a los exteriores. Pero, por si todo lo anterior no fuera ya suficiente para anticipar el terror que se propaga día a día a lo largo y ancho de la NBA, aquellos entrenamientos de tiro exterior obligados por las circunstancias han multiplicado la peligrosidad de un 7 pies con 115 kilos de músculo que ha hecho del triple frontal (ejerciendo de coche escoba de las transiciones) un arte: 15 triples ha convertido ya Joel (más de uno por partido), con un letal 50% de acierto. El objetivo final debiera ser el de evitar el enamoramiento progresivo de la larga distancia, y mantenerla como un recurso puntual dentro de una batería ofensiva de riqueza diferencial.

 

Resultado de imagen de joel embiid 3 pointer

Con Embiid, la distancia no es el olvido. Fuente fotografía: espn.com

 

Pero es que, a la de hora de defender la fortaleza propia, los prodigios siguen aflorando…

Embiid es hijo de su tiempo, un goliat capacitado tanto para proteger la pintura como para desplazarse y corregir con cierta solvencia a varios metros de su aro (muestra instintos fantásticos en la defensa del pick&roll), punto clave en una NBA moderna que mantiene los cambios automáticos como tendencia. En ambas fases del juego será clave tanto el control de la ansiedad (el incremento de tiempo de juego según se vayan atenuando las restricciones ayudará de forma decisiva a ello) como el aprendizaje lógico en alguien que apenas da sus primeros pasos en el profesionalismo.

 

Resultado de imagen de joel embiid block lebron

Fuente fotografía: nba.com

 

«Y si alguna vez no vemos el sol

al cruzar la ciudad,

prometo no temblar ni un sola vez.»

 

Un gigante africano porta en sus manazas la luz que alumbra y da sentido al sufrimiento deportivo de toda una comunidad: Philly se asomó al túnel, y Jo-Jo les esperaba al final del mismo.

@Juanlu_num7

 

NBA Preview 16/17: 30 equipos en 30 tuits

atlanta hawks

  • Cambios significativos en el proyecto Budenholzer: la versatilidad ofensiva-defensiva de Hortford por la contundencia física y reboteadora de Dwight Howard.
  • La salida de Teague deja en manos de Schröeder el timón que siempre demandó, y su potencial sociedad en el pick&roll con Howard podría introducir variaciones en el plan de juego.
  • Millsap es la estrella y líder más solvente, y es de esperar otro bajón en la precisión de un Korver en plena decadencia.

 

boston celtics

  • La evolución del proyecto Stevens nunca se detiene, y este año añade a Al Hortford, perfil estelar ideal para la filosofía colectiva del ex coach milagro de Butler.
  • Avery, Smart y Crowder conforman la mejor batería defensiva exterior de toda la competición.
  • Isaiah Thomas impulsó el nivel ejecutor del equipo, y ahora contará con Hortford como ayuda.
  • Posible alternativa real al dominio del Rey Lebron, monarca absoluto del Este.

Resultado de imagen de al horford celtics

Fuente fotografía: nba.com

brooklyn nets

  • Jeremy Lin y Brook López se vislumbran como únicas fuentes de alegría para una franquicia en plena y oscura reconstrucción.
  • Atkinson, que debuta como head coach (antiguo ayudante de Budenholzer), tratará de instaurar orden en un escenario postapocalíptico ideal para soldados de fortuna como Booker, Bogdanovic o Kilpatrick.
  • El sophomore Hollis-Jefferson, llamado a acercarse al objetivo de convertirse en un notable jugador defensivo.

 

charlotte hornets

  • La llegada de Batum (generador de juego desde el puesto de 3) reinventó el ataque de la tropa de Clifford (terrible en la 14/15), liberando a un Kemba Walker nivel All Star y letal en las posesiones decisivas.
  • Kidd-Gilchrist vuelve para reclamar su rol de baluarte defensivo, aspecto en el que también debería ayudar Hibbert.
  • La evolución del baloncesto ha dado sentido a Marvin Williams.

Chicago Bulls

  • Problemón espacial en el backcourt titular: Rondo, Wade y Butler demandan balón y adolecen de rango de tiro estable y fiable.
  • Mirotic (en busca de la regularidad en su aportación) y McDermott, llamados a espaciar la cancha.
  • Hoiberg, a contracorriente de sus mantras baloncestísticos.

 

CLEVELAND CAVALIERS

  • La renovación tardía de J.R Smith mantiene el núcleo campeón.
  • Llega Dunleavy Jr, perfil veterano ideal para un equipo aspirante (con el físico como interrogante).
  • Lebron sigue cimentando su histórico legado, con la ayuda del esteta Irving.
  • La integración de Love sigue en el debe.
  • Tristan Thompson, la clave en la sombra.

Resultado de imagen de lebron james

Fuente fotografía: nba.com

dallas mavericks

  • Nowizki y Carlisle aseguran competitividad.
  • El contratazo firmado obliga mucho (¿demasiado?) a un Harrison Barnes sin grandes responsabilidades hasta ahora en la NBA.
  • Un Bogut sano opositaría a X-Factor, cerrando la zona y ayudando en ataque con bloqueos y visión de juego.

 

denver nuggets

  • El dúo Mudiay-Jokic fascina a medio/largo plazo.
  • Faried, de nuevo en la rampa de salida.
  • Gallinari en busca de continuidad, si las lesiones le respetan.
  • Acumulación de proyectos en desarrollo: Harris, Nurkic, Juancho…

 

detroit pistons

  • Ish Smith, como salvavidas hasta que regrese Jackson.
  • Drummond debe trabajar en su defensa, más efectista que efectiva.
  • Van Gundy necesita más acierto exterior de Harris, Morris, Johnson y Caldwell-Pope (defensores a seguir los dos últimos).
  • El pick & roll elevado a arte durante el curso pasado.

 

golden state warriors

  • El mejor agente libre llega al equipo de las 73 victorias.
  • Curry, Thompson, Durant y la versatilidad de Green conforman un juggernaut ofensivo virtualmente indefendible.
  • Pachulia, excelente fichaje low-cost para el puesto de center.
  • Su única laguna visible: la protección de su pintura.

Resultado de imagen de durant curry thompson warriors

Fuente fotografía: usatoday.com

houston rockets

  • D´Antoni llega con sus bártulos ofensivos al reino de Morey.
  • Harden con control absoluto de las operaciones, rodeado de tiradores (incluyendo a los recién llegados Gordon y Anderson).
  • Ariza y Beverly, más solos que nunca en un engranaje defensivo que ya no interesa ni al coach.
  • Diversión y puntos en las dos canastas asegurados.

 

Indiana Pacers

  • Una de las alternativas de poder en una Conferencia Este muy abierta (más allá de Cleveland).
  • Retomado su lugar en la flor y nata de la NBA, a Paul George le toca ahora volver a su excelente desempeño defensivo pre-lesión.
  • Jeff Teague, el gran fichaje. Myles Turner, el perfil a desarrollar. Al Jefferson, maná en ataque para el banquillo.
  • Difícil de explicar la salida de Vogel, el libreto de McMillan no parece a priori el más indicado para las exigencias de Bird desde los despachos (elevar el ritmo de juego).

 

los angeles clippers

  • El trío estelar Paul-Griffin-Jordan, ante su posible último baile.
  • Speights, Bass y Felton añaden profundidad a un róster eterno.
  • Un equipazo con un único (e irresoluble, a su pesar) problema en el horizonte: los Golden State Warriors.

Resultado de imagen de chris paul & blake griffin

Fuente fotografía: clipperholics.com

los angeles Lakers

  • El año I sin Kobe Bryant presenta los atractivos del talento a formar y la llegada del coach Walton.
  • En Russell, Clarkson, Bass y el novato Ingram (cuyo físico y rango de tiro remiten al primer Durant) descansa el futuro de la gloriosa franquicia.
  • Habrá récord horrible de nuevo, pero al fin se darán pasos hacia alguna parte.

 

memphis grizzlies

  • Conley y Marc regresan de su lesiones, y sanos volverán a conformar una columna vertebral de élite en los dos lados de la cancha.
  • De mantenerse en pista, Chandler Parsons podría ser el perfil que la franquicia llevaba eones buscando.
  • Tony Allen y Zach Randolph (llamado a devastar desde el poste a las segundas unidades rivales), a cumplir desde posibles nuevos roles.
  • Fizdale buscará sofisticar algo el diseño ofensivo, manteniendo los valores defensivos y el orgullo inherente al grupo.

 

miami heat

  • La marcha de Wade y los problemas de salud de Bosh cierran definitivamente una era.
  • Spoelstra, Dragic y el monstruoso Whiteside, asideros en la batalla por continuar siendo competitivos.
  • Winslow, Johnson y el tirador Richardson, valores de futuro a monitorizar.

 

milwaukee bucks

  • Tras un año perdido, Kidd debe resituar a los Bucks en la hoja de ruta prevista.
  • La baja de Middleton, herida mortal de necesidad para un róster sin anotadores exteriores.
  • Antetokounmpo, llamado a dar continuidad a su gran rendimiento durante el tramo final del curso pasado.
  • Dellavedova, Beasley y Teletovic podrían ayudar mucho al equipo, cada uno en sus funciones (defensa y organización el primero, anotación los otros dos).

 

minnesota timberwolves

  • Thibodeau y su seriedad y engranaje defensivo disparan los pronósticos positivos en torno a unos Wolves que llevan 12 años sin pisar los playoffs.
  • Towns es presente y futuro de una NBA que podría volver a las manos de los big fellas modernos a medio plazo.
  • Wiggins debe pelear por no quedarse en anotador unidimensional. Es de esperar que Thibs explore sus enormes condiciones para la defensa.
  • LaVine, Dunn, Dieng, Ricky… Multitud de piezas de nivel.

 

Resultado de imagen de towns and wiggins timberwolves

Fuente fotografía: espn.go.com

new orleans pelicans

  • Anthony Davis quiere olvidar sus problemas físicos y discutir a Towns el trono de heredero de la NBA.
  • Segunda oportunidad para Alvin Gentry, cuyas ideas y talento táctico se vieron ensombrecidos por la plaga de lesiones el curso pasado.
  • Evans y Holiday, generadores de juego vitales para el devenir del equipo. Problema: de nuevo las visicitudes físicas, que les atormentan con regularidad.
  • Terrence Jones y el cañonero rookie Buddy Hield como añadidos de mayor interés.

 

new york knicks

  • Hornacek llega con la idea de maridar sus ideas baloncestísicas (ritmo, verticalidad y exteriores agresivos en ataque) con el apolillado Triángulo Ofensivo.
  • Quinteto inicial (Rose-Lee-Melo-Porzingis-Noah) luminoso, pero con las sombras físicas de los dos ex-Bulls y la falta de profundidad del róster (el hambriento Jennings oposita a sexto hombre) como dolores de cabeza.
  • Consumido un prometedor año de novato, el letón Porzingis está llamado a dar un paso más tanto en ataque como en inteligencia defensiva.
  • La generosidad de Anthony (deberá compartir más el balón, con un perfil como Rose a su lado) y el liderazgo multidisciplinar de Noah, claves para tratar de volver a los playoffs.

Resultado de imagen de rose melo knicks

Fuente fotografía: nba.com

 

oklahoma city thunder

  • Westbrook se queda solo a los mandos, y su exhuberancia y ambición parecen encaminarle hacia una temporada histórica en lo individual.
  • Oladipo llega para ocupar el rol de lugarteniente y seguir progresando como two-way player.
  • Steven Adams y Enes Kanter (monstruo en aro rival, rémora absoluta en el propio) serán factores clave en la pintura

 

orlando magic

  • Seguramente su gran novedad sea el excelente Frank Vogel, coach de primer nivel que encuentra un ecosistema ideal para desarrollar sus ideas defensivas.
  • Ibaka y Biyombo apuntan a poderosos baluartes dentro de una telaraña de perfil conservador.
  • Los problemas llegarán en fase ofensiva, con Vucevic y Fournier en el papel de desatascadores.

 

Philadelphia 76ers

  • La lesión de Simmons es un revés, pero Colangelo ha dado un volantazo definitivo al eterno proceso de Hinkie.
  • Talento NBA solvente (Henderson, Bayless, el Chacho…) para vestir el esperado debut de un Joel Embiid llamado a deslumbrar a medio plazo.
  • Overbooking en el juego interior, con Noel como previsible carne de traspaso.
  • Apuntan a equipo divertido de ver, con pasadores creativos en varias posiciones.

 

Phoenix suns

  • Earl Watson dará a Devin Booker las llaves de un equipo sin grandes pretensiones competitivas, y el sophomore novato deberá fascinarnos a todos con su brutal arsenal ofensivo.
  • El menisco acabó con la magnífica temporada en lo individual de un Bledsoe que no cierra su idilio perpetuo con las lesiones, paradoja cruel en un físico monstruoso como el suyo.
  • Knight, Dudley y Len, los otros factores de cierta solvencia para el coach, con el novato Chriss como elemento a seguir.

 

Portland trail blazers

  • Continuidad para el milagro de Terry Stotts, con el dúo Lillard-McCollum perpetrando diabluras varias y opositando a segundo mejor backcourt de la NBA.
  • Apuestan por Evan Turner para descargar de responsabilidad creativa a Damian y C.J, y por Ezeli para aumentar el nivel defensivo en la zona (cuando regrese a las pistas). Muchos dólares invertidos en retener a Crabbe.
  • Aminu como termómetro atrás.

Resultado de imagen de lillard & mccollum

Fuente fotografía: nba.com

sacramento kings

  • Dave Joerger llega para cimentar una estructura mínimamente fiable y motivar a tiempo completo al díscolo Cousins.
  • Rudy Gay llamado a completar la transición a stretch four en formatos pequeños, tal vez fuera de Sacramento.
  • Afflalo como añadido para reforzar un perímetro amenazado por los problemas del impresentable Collison.

 

san antonio spurs

  • La retirada de Duncan afectará en términos de liderazgo, pero la hora de Kawhi Leonard llegó hace tiempo, y el líder silencioso seguirá siendo una pesadilla absoluta para los atacantes rivales mientras su arsenal ofensivo sigue creciendo (44.3% de acierto en triples, primera vez en la historia que el Jugador Defensivo del Año se sitúa en el top 3 de acierto en esa distancia).
  • Gasol ayudará mucho en ataque desde el puesto de center, pero su escasa lateralidad defensiva dañará la estructura destructiva de élite de Popovich.
  • Aldridge, llamado a optimizar su eficiencia y versatilidad.

Resultado de imagen de pau gasol and aldridge

Fuente de fotografía: sanantonioexpress.com

 

toronto raptors

  • La (onerosa) continuidad de DeRozan renueva las ilusiones en Canadá, tras la mejor temporada de la historia de la franquicia.
  • El combo del californiano con Kyle Lowry es la gran baza de Casey un año más, con la integración ofensiva de Valanciunas siempre a la espera (complicada en la estructura de uso desmedido construida en torno a la pareja exterior).
  • Recuperado de sus problemas, se espera mucho más de DeMarre Carroll defendiendo y abriendo la pista.

utah jazz

  • La hora del asalto a la postemporada ha llegado para el monstruo defensivo grupal de Quin Snyder, siempre y cuando alcancen cierta regularidad durante todo el curso.
  • Al desempeño de Gobert y Favors en la zona se une la llegada de George Hill, reputado defensor perimetral.
  • Aterrizan veteranos como el propio Hill, Diaw y Johnson, para dotar de necesaria fluidez ofensiva al engranaje acaudillado por Hayward.

 

washington wizards

  • Brooks llega con su coexistencia con perfiles estelares y buena labor construyendo planes defensivos como avales.
  • John Wall es ya uno de los mejores playmakers de la NBA (mejoría evidente tanto en el tiro como dirigiendo en estático), pero necesita a Bradley Beal a su lado. Y la salud del escolta dificulta mucho ese escenario.
  • Gortat, Morris y Porter (recurso 3-D), para ayudar al backcourt estelar.

 

@Juanlu_num7

Guateque en Sacramento

Las tendencias baloncestísticas actuales en la NBA deben mucho a los cambios normativos impulsados por los distintos comisionados (Stern y el recién llegado Silver), siempre con el afán de proteger al jugador que ataca para presentar un producto lo más atractivo posible al aficionado medio y lejos de unos años 90 con las defensas al límite y los marcadores bajos imponiendo su ley. David Stern se centró en ese cometido a finales de dicha década, y encontró su particular caballo de Troya en el equipo de la capital de California, dirigido por Rick Adelman y con dos gigantes liderando la carga y portando la bandera del juego atractivo y los marcadores por encima de la centena.

Porque la clave de aquellos Kings de Adelman fue siempre la singularidad de su pareja de interiores, mayor aún si retrocedemos hasta los albores del SXXI. Aquella temporada 2001-2002, con 61 victorias en regular season y una trayectoria en playoffs únicamente frenada por los campeones Lakers en una inolvidable final de la Conferencia Oeste (resuelta en 7 partidos), coronó a un grupo de reyes sin anillo, pero con un hueco inmortal en la memoria de los buenos aficionados.

2 hombres altos talentosos, con habilidades diferenciales tanto en la lectura del juego como en el pase, liberan un abanico enorme de posibilidades en pista. Y los sistemas del coach nacido en Lynwood aprovechaban al máximo esas ventajas, hasta el punto de convertir en habituales secuencias ofensivas con ambos gólems operando desde el poste alto. El dinamismo y virtuosismo de Webber y Divac, sumado a la tendencia habitual a hundirse en la zona de los interiores rivales de la época (ahí tenemos el caso del más dominante de todos ellos: Shaquille O´Neal), hacía que el situar a la pareja en dicha posición regalara al equipo 3 poderosas vías de ataque:

  • Un lanzamiento desde 5-6 metros, cómodo tanto para el serbio como para el de Michigan.
  • Lectura de movimientos desde el poste alto para alimentar los cortes de sus compañeros exteriores, en movimiento permanente.
  • Los famosos dobles bloqueos de la sociedad jugadores interiores-Mike Bibby, que tantas veces permitieron al playmaker levantarse con comodidad para lanzar.

 

Kings2

Doble bloqueo de los interiores. Objetivo: lanzamiento cómodo para Bibby.

Kings3

Situacion clásica de los Kings: los dos pívots en poste alto. Uno (Webber, con balón) otea el horizonte, esperando cortes hacia una pintura desocupada. El otro (Divac), ofrece bloqueos.

Además, el dúo de gigantes y sus habilidades posibilitaban el juego poste alto-poste bajo entre ambos, gracias a su talento para asistir y a su gama de movimientos y recursos técnicos para producir de espaldas a la canasta, potenciados exponencialmente en zonas descongestionadas merced al alejamiento de la pintura del otro big fella. Incluso era posible presenciar en ocasiones coreografías rara avis en aquellos tiempos (algo menos en los actuales, con el small ball poblando las pinturas de falsos cuatros y cincos), con uno de los interiores cortando desde el poste alto hacia el aro y el otro asistiéndole también desde el poste alto. Una locura de riqueza inagotable.

 

Kings4

Situación poste alto (Webber, con balón y buscando a Divac) – poste bajo (el serbio, que recibirá y atacará de espaldas a O´Neal).

Y, por si la riqueza baloncestística producida por sus hombres grandes no fuera suficiente, Adelman construyó un róster entregado a la fluidez ofensiva, con 5 pasadores dotados en cancha (además de Jackson y Turkoglu desde el banquillo) espoleados por un sistema que fomentaba la creatividad. El coach predicaba la libertad reactiva de sus pupilos ante lo que acontecía en el parqué, incluso por encima de los sistemas trabajados en algunas ocasiones, engranajes con el extra-pass como mantra para hallar a los tiradores, certeros y siempre ocupando posiciones lo más eficientes posibles (uso académico de las esquinas). Incluso el hombre destinado al rol de perro de presa defensivo del 5 inicial, Dough Christie, era un más que aceptable anotador (tirador de rachas, capaz de moverse entre el 35 y el 40% de acierto en triples) y un excelente pasador (siempre por encima de las 4 asistencias por noche en los mejores años del equipo).

Buen conjunto en el rebote (sobre todo en aro propio), con Webber (que fue también un excelso reboteador ofensivo durante la primera parte de su carrera, hasta que las rodillas arruinaron buena parte de su explosividad), Divac y los 2.08 metros de Peja Stojakovic desde el puesto de 3 (rondando los 6 rechaces con facilidad) monopolizando una faceta fundamental de cara a agilizar el ritmo del juego (las 95.6 posesiones por partido de aquellos Kings eran el mejor registro de la NBA), la llegada de Bibby para ocupar el puesto de base en lugar del lúdico pero irregular Jason Williams mejoró sobremanera la competitividad del conjunto.

Los maravillosos playoffs del hijo de Henry Bibby (20.3 puntos por partido anotados en las series por el título, con excelentes porcentajes de acierto en los tiros), en un rol más ejecutor que generador, otorgaron a la tropa de Adelman ese plus necesario para empujar a aquellos Lakers campeones hasta el límite, en una de las mejores eliminatorias de todos los tiempos.

Un guateque (parafraseando al mítico Andrés Montes) inolvidable.

@Juanlu_num7

 

 

 

 

Píldoras de postemporada

Más Wild West que nunca.

El merecidísimo galardón a mejor entrenador del año para Steve Kerr (sin olvidar el excelente trabajo de Luke Walton durante su ausencia) corona la histórica liga regular de los Golden State Warriors, pero el verdadero reto del coach comienza ahora.

La cómoda serie ante unos disparatados Rockets (tragicómicos en defensa y empeñados en no alimentar a un infrautilizado Howard en ataque) acabó con Curry de baja al menos 2 semanas. Todas las semifinales de conferencia sin el ejecutor más letal de la NBA y su mayor factor de intimidación sobre el rival, gracias a un rango de tiro infinito que abre un enorme abanico de posibilidades espaciales para el resto de sus compañeros. Thompson, Green y los jugadores de banquillo (excelente la respuesta de Livingston, Iguodala y Speights) capearon el temporal, y el páramo en que se han convertido los Clippers en apenas unas horas (Chris Paul operado de una rotura en la mano y Griffin baja confirmada para el resto de los playoffs) rebajan la dificultad del desafío para la próxima ronda. Queda por dilucidar si será la mermadísima tropa de Doc Rivers o unos Portland Trail Blazers que son un bellísimo canto a la dignidad competitiva en una liga abochornada por ciertos casos de tanking indiscriminado (hasta siempre, Hinkie) el rival de Golden State. El verdadero Everest llegará después, con dos monstruos hambrientos agazapados tras los flashes y el brillo monopolizado desde octubre por los californianos: Spurs o Thunder precisarán del concurso del mejor Curry.

Green y Kerr, ante un reto titánico. Fuente: usatoday.com

Calma relativa al otro lado del país.

La vida sigue igual en la Conferencia Este. El buen papel de los Pistons de Van Gundy no evitó un sweep más de los Cavaliers (17 victorias consecutivas para Lebron James en series de 1ª ronda de los playoffs, a caballo entre Miami y Cleveland), en una bella eliminatoria que arrojó un pequeño detalle que estará ya en la libreta de todos los entrenadores de la NBA. El small ball de los Cavs (explotado más que nunca por Lue y con Kevin Love en el puesto de pívot) dispara la producción ofensiva del equipo, pero deja evidentes lagunas defensivas. Colocar al center sobre Shumpert en defensa (ante la imposibilidad de Iman a la hora de embocar sus tiros) y meter a Love en todas las situaciones de pick&roll posibles en fase contraria (las vergüenzas defensivas del de Santa Mónica aflorar con virulencia en esas jugadas) es la mejor manera de dificultar la existencia al arrollador Big Three.

Con todo, los Cavaliers parecen listos para dar continuidad a su pronosticado dominio en un lado del cuadro en ebullición. Los fastuosos Heat (el mejor róster de la conferencia tras el de los de Ohio) perdieron la brutal inspiración inicial y se ven en dificultades ante las virguerías del prestidigitador Kemba Walker, Pacers y Raptors batallan sin cuartel en una apasionante contienda, y los Hawks de Budenholzer toman ventaja ante unos Celtics escasos de poder ofensivo y excesivamente dependientes de Isaiah Thomas.

Emoción y pasion por el mejor baloncesto, y la función está aún en su primer acto…

Los Pistons exigieron físicamente a Lebron, y The King respondió en consecuencia. Fuente: cleveland.com

@Juanlu_num7

 

General eterno

«La eternidad se hace larga, sobre todo al final.»

Woody Allen.

 

Los bases han tomado al asalto la NBA moderna, como reyes de un juego cada vez más orientado hacia el exterior y en plena tiranía de la línea de 3 puntos. La posición cuenta con una riqueza de talento nunca vista y, más allá del brillo hipnótico de Stephen Curry (camino de su segundo MVP consecutivo), una pléyade de bases jóvenes domina la mejor competición de baloncesto del planeta. Westbrook, Lillard, Irving, Walker, Wall, Lowry… La lista es interminable.

Pero, dentro de la tan a menudo injusta fascinación ante la novedad inherente a todo ser humano, corremos el riesgo de olvidar al maestro de maestros, a un tipo que ya dominaba el oficio cuando la mayor parte de los asombrosos chavales anteriormente citados soñaba aún con jugar entre los profesionales. A un genio que lleva 10 años impartiendo un clínic diario de liderazgo al timón de la nave…

Porque llegar a la cima es duro, pero mantenerse en ella a perpetuidad es el reto definitivo.

paul ataque

paul ataque2

La inmadurez de Blake Griffin dejó a los Clippers algo más de 3 meses sin el concurso del principal ejecutor y segundo mejor creador de su róster, pero nunca cundió el pánico en la franquicia angelina. El pequeño general de 1.85 metros (nº 4 del draft de 2005, procedente de la universidad de Wake Forest) seguía de corto, y su proverbial dominio del juego era garantía suficiente para mantener la competitividad en tan largo intervalo. 21.1 puntos (46.3% de acierto en triples, con más de dos transformados por noche), 10.4 asistencias y 2.3 robos de balon en enero; 24.3 puntos, 9.8 asistencias y 2.4 robos en febrero; 19.3 puntos y 11.3 asistencias en marzo… 30 victorias en 45 partidos sin Blake de corto. Como venía haciendo desde su llegada al hermano pobre de L.A (31% de victorias para el equipo en los 4 años anteriores a su aterrizaje, 67% desde entonces), CP3 aportaría lo necesario para mantener a la franquicia maldita en la élite. Anotar, potenciar al máximo las habilidades de sus compañeros (DeAndre Jordan haría bien en transferir buena parte de los ingresos de su mastodóntico contrato al genio nacido en North Carolina, las habilidades de Paul constituyen el 80% de su juego ofensivo), defender… Nada escapa al alcance del armador eterno.

Dominador letal de la media distancia, titiritero infalible en el arte del pick&roll (su capacidad de continuar el bloqueo en las 2 vías-pase y tiro o bandeja- le convierten en indomable), la gran ventaja de Chris sobre el resto de jugadores no radica en su físico (arrastrando de por vida la desventaja en altura) ni en su asombrosa pulcritud técnica. Su poderío nace desde un conocimiento del juego tan perfecto que permite tanto ejecutar jugadas con precisión milimétrica como adelantarse a las acciones de sus rivales. Porque, en una competición en la que el bloqueo y continuacion sigue siendo el mantra de una abrumadora mayoría de sistemas ofensivos, Paul es el mejor defensor de toda la NBA en esas situaciones. De largo.

Paul defensa 1

Paul defensa 2

El público mayoritario parece haber olvidado al líder de la NBA agrupando guarismos de los últimos 4 cursos, tanto en pases letales (algo más de 10 de promedio) como en el ratio de asistencias por pérdida de balón (4.3), y el equipo de Doc Rivers no se encuentra en condiciones de desafiar a Warriors y Spurs. Pero desde esta tribuna recomendamos sentarse a paladear un partido de los Clippers, para disfrutar de la eternamente sostenida maestría de su pequeño general.

Cada una de sus decisiones es una oda a la magia del baloncesto.

@Juanlu_num7

Belleza destructiva

«Todo acto de creación es, en primer lugar, un acto de destrucción.»

Pablo Picasso

 

20 años son una eternidad en cualquier ámbito vital, no digamos ya dentro de esa combinación de inmediatez y falta de memoria que define al deporte en el más alto nivel competitivo. Alcanzada esa doble decena al frente del banquillo de los Spurs, el margen para la sorpresa dentro de la maestría constante de la labor de Gregg Popovich era altamente exiguo. Camino de su 19ª campaña consecutiva con un récord de al menos un 61% de victorias, y habiendo sentado cátedra tanto en defensa (con aquellas primeras escuadras de finales del SXX-principios del XXI, dominadoras en el cemento) como en ataque (situando la cima estética del spacing+passing en la final de 2014 ante los Miami Heat de Lebron James),  la chistera del camaleón de Indiana se presumía agotada. Qué equivocados estábamos todos…

El brillo cegador de los apabullantes Golden State Warriors de Steve Kerr no debe situar fuera de foco a la titánica obra destructiva que están construyendo los San Antonio Spurs 2015/16. La tropa tejana encaja esta temporada 95.2 puntos por cada 100 posesiones, dejando a los rivales en un 45.8% de acierto en tiros de campo y permitiendo únicamente 18.7 puntos por duelo desde la línea de 3. Todas ellas cimas en solitario de la NBA, siendo además el primero (medida de la eficiencia en defensa de un equipo) Top 10 histórico de la competición (acompañando a bulldozers corales como Knicks de Pat Riley, los Pistons de Larry Brown, los Celtics campeones de Doc Rivers o los propios Spurs reyes del 2003). Y eso son ya palabras mayores…

 

«La pasión por la destrucción también es pasión creativa.»

Mijaíl Bakunin

 

El engranaje colectivo acudió al rescate, para disipar las dudas razonables con respecto al proceso de integración de LaMarcus Aldridge. Porque, más allá de las monstruosas capacidades destructivas de Kawhi Leonard (probablemente el mejor two-way player del baloncesto moderno, candidato perenne a mejor defensor del año), el poderío de los cuatreros inmortales del Álamo reside precisamente ahí, en el bloque. Uno para todos y todos para uno.

Por todo ello, y como muestra de una máquina bella e inclemente, optamos por elegir una jugada sin Leonard en cancha y ante un conjunto top 5 en eficiencia ofensiva. Una coreografía de precisión quirúrgica, definitoria de un trabajo colosal.

Spurs def

 

Spurs defensa 2

Spurs defensa 3.2

 

Spurs defensa

Aguja en un pajar ejemplarmente afilado, reflejo de la maestría que un grupo de seres humanos pueden alcanzar trabajando juntos. El epítome de la belleza destructiva.

@Juanlu_num7

 

 

Todos quieren a Draymond

Permitidme matizar el título de esta entrada, cuya similitud con el de una comedia televisiva de mediados de los noventa-inicios del nuevo siglo venía pintiparada al que escribe: todos en su equipo quieren a Draymond. Porque los rivales de turno odian a Draymond, como el generador constante de problemas y desequilibrios que es dentro de la apisonadora imparable que son los Golden State Warriors.

Llevamos meses loando (y con razón) el excelente momento de Stephen Curry, centrado en la ejecución desde cualquier distancia y en cualquier situación (más allá de los triples, es imperativo recordar que Steph en el tercer guard de la liga con mejor porcentaje de acierto en los lanzamientos intentados en la pintura, lo cual le convierte en virtualmente imparable). Pero, para buscar al generador primario de juego del equipo, hay que mirar más allá del pequeño genio de Akron. El base de facto de los Warriors es un tipo de poco más de 2.01 metros, que oscila entre los puestos de 4 y 5 pero cuya naturaleza es eminentemente aposicional. Playmaker, navaja suiza defensiva y líder vocal de los Guerreros de la Bahía: todos esos roles y muchos más confluyen en la figura de Draymond Jamal Green.

En el fastuoso ataque de los Warriors, ejemplar tanto en eficiencia (109.9 puntos por cada 100 posesiones, liderando la NBA) como en ritmo de juego (103.6 posesiones por partido, colíderes junto a los Sacramento Kings de George Karl) y a la hora de compartir el balón (28.7 asistencias por duelo, de nuevo en lo más alto de la competición), Green reparte 7.4 pases letales por noche, además de anotar 14.8 puntos con un letal 41.7% de acierto desde la línea de 3. Las secuencias en las que Green asegura el rebote y cruza la pista botando con maestría, para acabar encontrando al compañero mejor situado o cargando directamente contra el aro del rival, son una de las señas distintivas del equipo comandado por Luke Walton (hasta la vuelta de un convaleciente Steve Kerr).

Pero el brillo ofensivo no debe ocultar a los ojos del buen aficionado otro de los grandes poderes de estos históricos Warriors: su titánica defensa. Bogut, Thompson y Ezeli son excelentes defensores en sus respectivas áreas, pero es nuestro protagonista el que convierte en sostenible ese letal small ball con el que los de Oackland humillan a adversarios a lo largo y ancho de EEUU y Canadá. Porque cualquier engranaje liviano y de cambios automáticos precisa de un monstruo capaz de defender las 5 posiciones, si de verdad pretende aspirar a un cierto éxito.

Maestro en las ayudas, sobrado de movilidad y lateralidad, capaz de defender al poste bajo (sobre todo por anticipación), buen taponador para su altura, muy eficaz tapando líneas de pase… Draymond es el defensor definitivo en la era del Pace & Space, con muchos equipos apostando (o viéndose obligados) por reducir su tamaño en pista.

1.3 robos de balón, 1.4 tapones y un excelso 43.4% de acierto en tiros provocado a sus rivales en la pintura (cifra surrealista a la hora de hablar de un tipo de 2 metros escasos, casi siempre en desventaja de altura) son algunos de los tangibles que aporta Green, siendo su fiereza y su aversión a la rendición aún más importantes.

Con 7 triples-dobles registrados ya en este curso (3 de ellos consecutivos, entre el 31 de diciembre y el 4 de enero), el que fuera elección nº35 del draft de 2012 sostiene la maravillosa revolución perpetrada a orilla de la bahía, a la sombra de los Splash Brothers y como exponente máximo de ese nuevo baloncesto que empuja a los tradicionales big fellas hacia la consideración de rarezas contraculturales. Todos quieren a Draymond, todos temen a Draymond…

@Juanlu_num7

Página 1 de 212