Tres imperios con dudas, tres modestos increíbles y el poder de los buenos entrenadores

blogs-iconoacb-icono

La tercera jornada de la Liga ACB nos deja buenas noticias de la salud de la competición. Porque, con independencia de la afición que uno profese, siempre es motivo de festejo que los equipos con más presupuesto las pasen canutas para imponer la jerarquía de su chequera. Esa igualdad habla bien de la competitividad de los equipos ACB y del arco táctico y técnico que cada plantilla en liza contiene. El Barça lo vivió en sus propias carnes al caer en casa por un solo punto ante el CAI Zaragoza (70-71), que hizo una faena a estudiar en el capítulo defensivo y contó con el liderazgo del pívot brasileño Rafael Hettshmeier. Al líder de la competición, el Real Madrid, tampoco le fue mucho mejor; sufrió para ganar ante el Power Electronic Valencia (75-63), pero se amparó en el extraordinario rendimiento de Felipe Reyes (34 de valoración, MVP de la jornada) para solventar el choque. En esa línea, el Caja Laboral necesitó de la mejor versión de sus hombres altos para ganar en Granada (81-85). Corren malos tiempos para la aristocracia (no se despisten, hablamos de baloncesto). Por el contrario, la clase obrera de la liga está de dulce. Ganaron con holgura el Lagun Aro al Estu (75-59) y el Blancos Rueda al Bilbao Bizkaia (68-60).

***

Tres imperios con dudas, tres modestos increíbles y el poder de los buenos entrenadores

Pedro Fernaud

26.octubre.2010

101026_rossom
 Sam Van Rossom anotó la canasta de la jornada para darle al CAI una victoria ‘in extremis’ en el Palau Blaugrana, que pasará a la historia del equipo maño. Fuente de foto: acb.com

 

La ACB sigue mudando de piel. El lugar común decía que la crisis iba a privilegiar a los equipos con sección de fútbol (el deporte más inmune a la crisis y de largo el más seguido en nuestro país), así como los clubes con inercia de éxitos y el respaldo de un banco o caja detrás (Caja Laboral, Unicaja…). No es que la ecuación se esté incumpliendo. Pero tampoco funciona del todo para explicar lo que ha sucedido en la liga durante las cuatro primeras jornadas.


La ecuación no contempla factores como el trabajo táctico (menuda defensa que fraguó José Luis Abós, el técnico del CAI Zaragoza, para neutralizar a Ricky y Navarro) o la pujanza de los nuevos valores (Xavi Rabaseda volvió a lucirse en la –casi no-derrota del Fuenlabrada, sexto clasificado, en Gran Canaria).


Rafael Hettshmeier (24 años, 2’08) reventó la lógica con un partido (16 puntos, 6 rebotes, 3 recuperaciones) que no encontró contestación en los hombres altos blaugranas. Entre él y la matizada defensa de los maños hicieron baldío el buen partido de Pete Mickeal y JC Navarro (70-71). Mención propia merece Van Rossom por la lejana canasta que se marcó cuando apenas quedaba oxígeno en el marcador, para rubricar así la primera victoria de la historia del CAI en templo blaugrana.


Un día antes, el líder la competición, el Real Madrid, impresionó en la primera mitad y sesteó en la segunda para doblegar al Power Electronics Valencia (75-63). Enorme actuación de Reyes (17 puntos, 13 rebotes y 6 asistencias) y una conclusión inevitable: este Madrid padece el mal de nuestro tiempo; la bipolaridad (polo depresivo y polo eufórico se alternan en el ánimo del equipo de manera cíclica e inconsciente). Claro que a los ratos de bajón siempre ayudan estrategias como la zona 2-3 que Manolo Hussein propuso en la segunda mitad, donde los toronjas demostraron que tienen un arco importante de mejora.


El Baloncesto Fuenlabrada, que ha contactado ya con 25 empresas en su promisoria búsqueda de patrocinador, se quedó muy cerca de la orilla ganadora en Gran Canaria. En honor a la verdad hay que decir que el grueso del partido fue gobernado por el equipo de Pedro Martínez, en el que Carroll (22 puntos) y Savané (19 puntos y 5 rebotes) demostraron grandes dosis de talento. Pero el Fuenla no bajó los brazos, y amparado en el buen partido de Rabaseda (15 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias, 1 robo), forzó un último triple de Davor Kus que se salió literalmente de la cesta para alegría de los 4.427 fogosos (nuestro respeto y admiración para ellos) espectadores que poblaban las grandas del Centro Insular de Deportes.


Entretanto, en San Sebastián, el trío formado por Tskitishivili, Miralles y Panko sometían con claridad a un Estudiantes desdibujado (75-59), para sumar así la tercera victoria del Lagun Aro y colocar a su equipo en la quinta posición de la liga. Es un lujo contemplar el juego de los donostiarras. Por cómo está armado tácticamente y también por la manera en la que le guarda la cara a los partidos, como hizo en el primer acto de su partido contra los estudiantiles (15-20), para luego ofrecer un recital de acierto en un tercer cuarto que resultó definitivo para la suerte del partido: 26-10.


Por su parte, el tercer clasificado de la competición, el Caja Laboral las pasaba canutas para ganar en la cancha del CB Granada (81-85). El poderío de Teletovic y Barac fue clave para voltear un encuentro que comandaban con nitidez los granadinos del increíble Rober Kurz (20 puntos, 11 rebotes) al descanso: 44-32.


En el duelo andaluz, Rafael Freire dio nuevas muestras de su enorme talento (24 de valoración) para guiar a su equipo a un ajustado triunfo (82-66). Más arriba en el mapa (y en la clasificación) el DKV Joventut de Pepu Hernández avasalló al Asigna Manresa (82-67) con un soberbio segundo cuarto (22-8) y la gran actuación de Henrik Noreal (15 puntos y 6 rebotes). Y el Blancos Rueda ganaba en casa al Bilbao Bizkaia (68-60) amparado en la resolutividad de Elius Báez (13 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias).


Y cerramos este vuelo relato con la victoria a domicilio del Menorca sobre el Alicante (59-61). El final de partido tuvo mucho de tragedia griega para los alicantinos, que ganaban por 59-51 a falta de pocos minutos y entraron en una fase de bloqueo anotador que culminó con una canasta sobre la bocina de Diego Ciorcari, que ponía por delante al equipo balear en el último momento.


Dicho todo lo cual, resolvemos el críptico titular que ponía en modo adivinanza estas líneas. Los tres imperios con dudas son obviamente los tres equipos más poderosos de la competición: Real Madrid, Caja Laboral y Regal Barcelona, que, por ese orden, ocupan los tres primeros puestos de la clasificación. Los tres demostraron falta de consistencia defensiva. Y los tres tuvieron importantes pájaras de rendimiento en sus partidos. Uno, el Barça acabó pagando un precio muy alta por ellas. Y los dos otros dos comandantes de la liga, Madrid y Baskonia, presentan demasiadas dudas como para considerarlos sólidos candidatos a ganar el título a día de hoy.


También encaramados a las posiciones altas de la clasificación, figuran tres equipos con aroma heroico. Desmintiendo las limitaciones de sus presupuestos, Lagun Aro (quintos), Fuenla (sextos) y Blancos Rueda (séptimos) están jugando un baloncesto coral y atractivo. Especialmente afinado en defensa. Su posición en la tabla es el resultado de mucha carga táctica en los entrenamientos, una confección criteriosa de la plantilla y la buena mano de sus entrenadores para exprimir la plantilla. Atributo que también comparten el DKV de Pepu (cuarto) y el Unicaja de Aíto (octavo).


PREMIOS ‘FIEBRE’ DE LA CUARTA JORNADA


Premio ‘Andrés Iniesta’, al jugador caramelo de la jornada: Felipe Reyes, por ser el más valorado de la jornada (34) y porque su acierto fue la viga central del triunfo de su equipo.

Premio Toni Kukoc. “Una canasta hace feliz a una persona. Un asistencia hace feliz a dos”, al mejor pasador de la jornada: Marcelinho Huertas, autor de 7 pases ganadores en el triunfo del Caja Laboral sobre el Granada.

Premio Show Time. A la jugada más espectacular de la jornada para Diego Ciorcari por la combinación de velocidad, fundamentos, valentía y acierto que plasmó en la jugada que dio el triunfo a su equipo en la Centro de Tecnificación de Alicante.

Premio ‘Hoy no me puedo levantar’, al jugador menos inspirado, a Sergio Rodríguez, por su -5 de valoración ante el Power Electronics, frente al que reeditó la aciaga actuación que tuvo ante el Olympiacos.

Premio ‘Futuro es este partido’, al jugador joven más destacado de la jornada para Rafael Freire por guiar a la victoria al Unicaja con sus 14 puntos, 6 asistencias, 5 robos y 3 rebotes.