Fc Barcelona Lassa una inmersión peligrosa

Me encuentro estos días con una sensación extraña, una sensación de querer empezar a hacer una cosa pero que por pitos o flautas aun no puedo hacer, y me ocurre tanto en lo personal como en lo baloncestivo.

Por Semana Santa me compre un traje de buceo, un traje de neopreno, algo que podríamos decir es la base para poder hacer una inmersión (evidentemente faltan más cosas, aletas, gafas, jacket, regulador, octopus…), y junto a eso algunos complementos como son guantes, gorro, mascara, algo que en las aguas del cabo de gata estrene.

Fuente: Jordi Perramon, servidor “burbujeando” en el Cabo de Gata

En el Barça a día de hoy tenemos ese traje de neopreno, esa base, cimentada en jugadores como Vezenkov, Tomic, Ribas y junto a ellos tenemos algunos complementos como son Diagne, Navarro, Rice y algunos otros, podríamos decir que tenemos partes importantes del equipo, pero no todo lo necesario para poder hacer la inmersión.

Como yo, el Barça ha ido comprando complementos, yo por ejemplo me compre hace muy poco el jacket o BCD, que es el chaleco hidrostático, un complemento básico ya que te permite por un lado llevar la botella de aire comprimido y controlar tu flotabilidad, el jacket lleva un elemento tubular llamado tráquea al que se conecta un manguito que va al regulador y mediante dos botones puedes hinchar o deshinchar para o bien sumergirte o bien ganar flotabilidad.

fuente: buceo españa

En el Barça hemos comprado también ese jacket, ese elemento indispensable para mantener la flotabilidad, en este caso nuestro jacket es de origen francés y será quien decida si hay que apretar un botón para sumergirse y jugar de una manera o apretar otro para ganar flotabilidad o directamente subir a la superficie.

Nuestro jacket es obviamente Thomas Heurtel uno de los mejores bases que quedan en el continente europeo, un jugador con fogonazos de genialidad pero que es capaz también de provocar un boyazo hinchando de golpe el jacket y haciendo alguna Heurtelada de esas que dices…donde vas ¿?

Pero lo cierto es que como mi jacket, el del Barça es un jacket de reconocida calidad, de marca con prestigio y en el que se puede confiar bastante, algo básico en un elemento básico para conseguir hacer una inmersión segura, es más, sin jacket es prácticamente imposible hacer una inmersión más que nada porque en el llevas el soporte vital que te mantiene bajo el agua.

Otro elemento que me he comprado han sido las aletas, y lo cierto es que siendo un elemento importante, no es vital, ojo no veras a ningún buceador sin ellas, pero si es cierto que podrías bajar sin necesidad de aletas, eso si a costa de un esfuerzo físico que quizás rayase lo titánico, pero en principio deshinchando el jacket si vas bien lastrado deberías poder bajar casi sin esfuerzo.

En este caso las aletas, ese elemento no básico pero si importante, ese elemento que te va a hacer faena sucia también viene con un made in Francia, y al igual que Heurtel viene tras una experiencia interesante en el Bósforo, esas aletas que en mi caso me ayudaran a moverme con menor esfuerzo a 15-20 m de profundidad en el del Barça aportaran rebote,  defensa y tiro, algo a lo que ya está acostumbrado Adrien Moerman, que quizás no sean unas super aletas (las hay de precios que fliparíais en colores) pero si que son de una gama media alta.

Personalmente yo con el neopreno, el jacket i las aletas ya casi podría sumergirme, me faltaría por eso aun un elemento básico, el regulador, que en mi caso vino en un pack, y junto a la primera y segunda etapa trajo un octopus y un manómetro aparte del regulador para poder respirar bajo el agua.

En el Barça se ha intentado conseguir del mismo origen ese pack de regulador y octopus, y para ellos se han ido a una fábrica vasca, de reconocido prestigio y se ha ofertado por Shane Larkin y Adam Hanga, dos jugadores seguros, que conocen ya tanto la euroliga como la acb y que al igual que mi regulador y octopus aportan un flujo constante de aire con un esfuerzo mínimo (mi regulador es de membrana que a diferencia de los de pistón hace menos dificultosa la respiración subacuática).

fuente: planetacb Larkin y Hanga dos elementos importantes que quiere añadir a su equipo de buceo el conjunto blaugrana

El problema es que parece que hay problemas en el envió y baskonia, la “fabrica” de estos elementos pone pegas para enviarlos, es por ello que el Barça se mueve y se dice que tiene medio atado ya a Rakin Sanders ex del Milán que esta temporada ha promediado en euroliga 7.9 puntos, 3.2 rebotes, 0.4 asistencias, 0.8 robos y una valoración media de 6.6, números que en liga domestica se han elevado a 10.1 puntos, 3 rebotes, 1.1 robos y 1.5 asistencias lo que sin duda seria también un buen regulador que aportaría puntos y rebote desde la posición de 3.

Suena también que el Barça busca un muy buen octopus, y en este caso se dice que se ha ido a buscarlo a Valencia, en concreto uno made in Tárrega, pero también con acento francés, Pierre Oriola parece el elegido.

El octopus no es más que un regulador de emergencia (normalmente de color amarillo¨) que se lleva por si fallase el que llevas o por si algún compañero se acaba el aire de su botella y tú puedas ayudarlo compartiendo tú botella con él

Lo cierto es que Pierre Oriola sería un octopus perfecto, ya que sabes que te aportara oxígeno, aire, que te aportara trabajo, carácter y sobre todo que estará ahí cuando al compañero de turno le falte el oxígeno, ahí aparecerá el de Tárrega para insuflar un caudal de ayuda que todo el equipo agradecerá y que permitirá llevar la inmersión mas allá y durante un poco más de tiempo.

Evidentemente faltan aún muchos más elementos como un ordenador subacuático que te mida profundidades, calcule descompresiones y lo que haga falta, pero es algo que no es básico, ayuda, pero no es básico, como tampoco lo es tener que tener un foco o un cuchillo, que no dejan de ser elementos que ayudan pero que sin ellos también se puede uno sumergir.

fuente: Framepool Stock Footage Un buceador en pánico es peligroso…un público en pánico también.

Lo cierto es que Sito Alonso tiene lo básico necesario para poder hacer su bautizo en el mar blaugrana, tiene neopreno, tiene regulador, tiene jacket, tiene aletas y como todo buceador, tiene también lastre, un lastre que cuando un buceador tiene que emerger de emergencia te quitas y sueltas, y que esperemos que Sito no tenga que soltar, básicamente porque para poder sumergirte también necesitas ese lastre, esos plomos (en mi caso 8 kilos aunque posiblemente en próximas inmersiones me lastre un poco más para que me sea más fácil quedarme en el fondo cuando voy consumiendo el aire comprimido de mi botella).

De momento tenemos al Barça con un equipo suficiente para tirarse al agua, pero no completo, Heurtel, Rice, Ribas, Navarro, Koponen, Claver, Diagne, Tomic, Moerman y Vezenkov conforman la plantilla actual, donde habría que sumar la vuelta de dos cedidos como son Marc Garcia y Lude Hakkanson, y como os digo suena Oriola, Sanders, Larkin y veremos si Hanga.

Si al final viniesen todos tendríamos un equipo para poder hacer una inmersión profunda, o mejor dicho para poder salir del pozo profundo en el que se encuentra el equipo tras tres años de sinsabores y disgustos, subiríamos a esa zona en que la luz atraviesa el agua y te permite disfrutar de grandes peces, de corales y fauna, una fauna que 30 m más abajo…sin una buena luz, no aprecias, porque no la ves, porque a más abajo vas, mayor es la oscuridad, mayor es la presión (a razón de 1 atmosfera de presión por cada 10 m que bajas), una presión que los últimos años ha podido con el buceador blaugrana y lo ha hecho entrar en pánico.

Y no hay nada más peligroso que un buceador en pánico, sumergido y a oscuras, más que nada porque puede cometer locuras, y las locuras, bajo el agua no son precisamente sanas, más bien todo lo contrario.

El Barça actual se encuentra en una inmersión profunda, mucho más abajo de lo que sería deseable, Sito Alonso tiene el equipo, y Nacho Rodríguez  está a su lado, siendo su compañero de inmersión, a cada parada para hacer descompresión se van acercando tanto a la superficie como a la zona de más alta visibilidad, toca subir lentos, pero seguros, y para ello hay que contar con un buen equipo, uno que sepas que no te fallara y que cuando acabe la inmersión , te lleve a un buen ChirinSITO para disfrutar de una buena comida y una cerveza bien fría

Yo mientras seguiré buceando en el Cabo de Gata y si puedo escaparme uno de estos días a L’Escala buceare con mi buen amigo Ramón Mauri, que me ayudara si tengo un problema, que me mostrara la flora y fauna subacuática de la zona, y eso es lo que debería hacer el Barça, llegar a una profundidad media, una que le permita moverse sin miedos, disfrutar y hacer disfrutar a los compañeros de inmersión (el público) de las maravillas del mundo subacuático (en su caso el mundo del parque) y hacernos disfrutar de cada burbuja que emitan bajo el agua, de cada pase, de cada defensa, de cada matiz ofensivo, ojo, tienen faena, porque más de un buceador que los acompaña, está en pánico, pero si el equipo les coge la mano, y les muestra todo eso…se animaran, dejaran el pánico a un lado y pasaran a extasiarse con las maravillas que se ven bajo el agua.

 

 

Artículo escrito por Jordi Perramón Xinxola en twitter: @guguseti

Culpable de cosas como www.pivotworld9.com

del blog www.cosasdejordi.com

Corresponsal de www.fiebrebaloncesto.com para el FC.Barcelona 

Creador del podcast Flagrant Foul